La futura esposa del príncipe Harry se ha vuelto anti-social. El martes, a mes y medio de haber anunciado su compromiso, Meghan Markle borró sus desactivó sus cuentas de Facebook, Instagram y Twitter.