La recepción del primer tráiler de Sonic, la película hizo temer lo peor a sus responsables. El peculiar diseño del erizo protagonista desató el horror (y el pitorreo) en las redes sociales, y como resultado se optó por un apresurado cambio de look antes de su estreno. Las previsiones en taquilla mejoraron entonces mágicamente, y en efecto el film de Jeff Fowler no lo ha hecho nada mal a su llegada a las carteleras, teniendo expectativas de convertirse en la adaptación de videojuegos con mayor éxito de la historia. Algo que hace mucho más significativas sus escenas poscréditos.

Como viene siendo costumbre en el cine comercial, la irrupción del erizo de Sega en el cine cuenta con dos cortes transcurrido el final de la película que anuncian la posibilidad de futuras secuelas. Una de ellas tiene lugar justo antes de los créditos, y su protagonista es el Dr. Robotnik (llamado Eggman por los usuarios japoneses, y por el propio Sonic para burlarse de él), una vez ha sido desterrado al planeta de las setas. Este ambiente podría retrotraernos a los mundos de Super Mario y a una malintencionada referencia a la rivalidad que ha habido siempre entre Sega y Nintendo, pero en realidad es más sencillo.

En esta escena, el personaje interpretado magistralmente por Jim Carrey promete que algún día volverá a la Tierra y se vengará de Sonic y sus amigos. Parece aún más enloquecido que de costumbre, y de hecho vemos cómo se está afeitando la cabeza y dejándose crecer el bigote, dentro de un plano que ya pudimos ver en los avances y que nos retrotrae al aspecto clásico que tiene este personaje en los videojuegos. Ya que era evidente que Robotnik volvería de algún modo en la secuela, es más interesante la escena que podemos ver minutos después.

Luego de unos créditos muy ocurrentes donde las anteriores escenas de acción del film son recreadas con animación 2D (al estilo de los juegos originales), vemos cómo llega a la Tierra un nuevo visitante. Aparentemente es de la misma especie que Sonic, tiene color anaranjado y lo único que dice antes de marcharse es “espero no haber llegado demasiado tarde”. Los fans de los videojuegos de Sonic lo habrán identificado instantáneamente como Tails, también llamado Miles Prower, un zorro que puede volar con su cola doble.

Tails es el mejor amigo de Sonic y un genio de la mecánica, y debutó en 1992 dentro del juego Sonic the Hedgehog 2 teniendo inicialmente un aspecto marrón, no anaranjado. Apareció en varios juegos de la franquicia y con el tiempo incluso protagonizó sus propias aventuras, de forma que no podía perderse una película dedicada a la mascota de Sega. No cabe duda de que, si Sonic, la película acaba teniendo una secuela, Tails formará parte de ella, y solo cabe preguntarse qué le ha traído a la Tierra, y por qué espera que su tardanza no haya sido grave.

The post La escena poscréditos de ‘Sonic, la película’ adelanta el futuro de la ¿saga? appeared first on Cinemanía.