Hay muchas fechas importantes en el universo Harry Potter, entre las que el 31 de julio tiene un lugar especial. No solo porque marca el aniversario del nacimiento de nuestro héroe, o porque lo vincule nada disimuladamente al de su autora (J. K. Rowling nació en Yate, Gloucestershire, el 31 de julio de 1965), sino porque también supone cierto borrón en el canon del potterverso. 

Según establece la mitología de la saga, Harry Potter nació el 31 de julio de 1980. El hijo de Lily James Potter vino al mundo cumpliendo la profecía que establecía que un nacido a finales de julio acabaría con Lord Voldemort, motivo por el que el villano asesinó a los padres de Harry e intentó matarlo a él cuando estaba recién nacido.

Como sabes, el bebé sobrevivió (de ahí que pasara a ser conocido como “el niño que sobrevivió”) con una cicatriz pintona en la frente y quedó en el cuidado de sus tíos muggle. Con los Dursley tiene una vida ciertamente desgraciada hasta el día que cumple 11 años y su mundo cambia para siempre.

Para empezar, es la primera vez que recibe una tarta de cumpleaños. Se la trae Hagrid, sin mucha preocupación por la ortografía pastelera.

Hagrid también porta la notificación de que ha sido aceptado para estudiar magia y hechicería en Hogwarts. Ah, y también le da su primer regalo de cumpleaños: la lechuza Hedwig.

Una feliz fecha de celebración con la que, no obstante, Rowling cometió un pequeño error al escribir Harry Potter y la piedra filosofal. En el libro, se indica que ese 31 de julio de 1991 era martes, pero un rápido vistazo a cualquier calendario del mundo muggle revela que en realidad era miércoles.

En fin, no es cuestión de criticar a la escritora por no molestarse en mirar bien un calendario de 1991 al escribir el libro, pero ese fallo ha quedado como uno de los errores y agujeros en la trama de la saga Harry Potter que a los fans les gusta señalar.

 

¿Por qué pasan tantas cosas el 31 de julio?

Llama la atención que Rowling no fuera un poco más cuidadosa con una fecha tan crucial para su creación literaria. De hecho, el cumpleaños de Harry suele marcar el comienzo de la acción en varias novelas de la saga.

Así, el 31 de julio de 1992 (Harry Potter y la cámara secreta) es cuando el elfo doméstico Dobby llega al hogar de los Dursley para advertir al joven mago que no regrese a Hogwarts.

El 31 de julio de 1996 (Harry Potter y el príncipe mestizo), mientras Harry celebra su 16º cumpleaños en la Madriguera de los Weasley, aparece Remus Lupin con la terrible noticia del ataque de los Dementores a Igor Karkarov.

Al año siguiente, el 31 de julio de 1997 (Harry Potter y las reliquias de la muerte), en otra fiesta de cumpleaños marcada por la tragedia (ya es mala pata, Harry), el ministro de Magia Rufus Scrimgeour decide que ese día es un buen momento para hablar sobre el testamento de Dumbledore con Harry, Ron Hermione.

The post Feliz aniversario del mayor error de J. K. Rowling con ‘Harry Potter’ appeared first on Cinemanía.