Aún es pronto para calibrar la verdadera importancia de que Parásitos se alzara con cuatro premios Oscar en la pasada ceremonia, pero a escasos días de que esto sucediera no hemos dejado de ver reacciones a lo largo del mundo. El asombroso éxito, más allá de los premios, que el film de Bong Joon-ho ha obtenido en EE.UU. lo ha hecho merecedor de una serie que produciría el propio director junto a Adam McKay (con Mark Ruffalo y Tilda Swinton a punto de unirse a su reparto, además), pero los aplausos han seguido al film de vuelta a Corea del Sur.

Tras su gira por las diversas galas de premios, Bong ha regresado junto al equipo de Parásitos a su país natal, donde ha sido recibido entre vítores en el Aeropuerto Internacional de Incheon por parte de sus compatriotas. Tras hacer historia ganando el Oscar a Mejor Película por un film no hablado en inglés (algo que no había pasado en ninguna de las 92 entregas previas de los Oscar), Bong ha respondido con humildad a los aplausos, declarando que “ha sido un largo viaje por EE.UU. que estoy contento de que haya terminado bien. Ahora estoy feliz de poder volver tranquilamente a crear, que es lo que hago”.

Recibido como un héroe, Bong también ha tenido oportunidad de bromear sobre un tema delicado: el brote de la enfermedad que ha causado varios muertos en China, y que hoy mismo motivaba la cancelación de la premiere de Sin tiempo para morir. “De ahora en adelante me lavaré diligentemente las manos y participaré en este movimiento para vencer al coronavirus”. Dentro de Corea del Sur se han registrado 29 casos de afectados por este virus, pero más allá de lo apropiado de estos comentarios, medios como IndieWire revelan que los homenajes a Bong sólo acaban de empezar.

Una reconciliación inesperada

El cineasta siempre ha sido muy criticado por el gobierno conservador de Corea debido a su interés en tratar la lucha de clases y criticar el capitalismo a lo largo de sus films. Parásitos es, de hecho, el mejor ejemplo de esto, pero en el pasado ya ofendió a la derecha por películas como Memories of Murder o The Host, que al parecer comunicaban mensajes de extrema izquierda y se burlaban de la incompetencia gubernamental. El Oscar a Mejor película de Parásitos, sin embargo, les ha hecho cambiar de parecer, y se está planeando instalar tanto un museo como una estatua en homenaje de Bong.

Ambos monumentos serían colocados en Daegu, ciudad donde nació el director, y en la cual también se contempla poner su nombre a alguna calle. Park Yong-chab, líder del Partido Liberal de Corea, asegura que Parásitos ha reescrito la historia. Es un logro monumental que expande el poder de las películas y la cultura surcoreana alrededor del mundo”. Un poder que, hasta ahora, les había resultado algo incómodo, pero no hay nada que una reluciente estatuilla no pueda cambiar.

The post El regreso triunfal de Bong Joon-ho a Corea tras la victoria de ‘Parásitos’ appeared first on Cinemanía.