Afortunadamente, los gustos no son inamovibles. Las revistas de cine tampoco. Con motivo de la publicación de nuestro número 300 (¡aún lo puedes cazar en kioscos!) en CINEMANÍA nos liamos a una de esas tareas que suelen consumir la vida de los cinéfilos cuando no están viendo películas: hacer listas de películas.

Así que decidimos hacer una macroencuesta entre los miembros de la redacción, críticos y colaboradores hasta armar una lista definitiva con las 300 mejores películas de la historia. Una tarea titánica que se ha concretado en una lista de 300 títulos que recorren la historia del cine al completo, destacando las aportaciones más imprescindibles del séptimo arte.

Es posible que los lectores más veteranos sufran un déjà vu recordando que hace unos años ofrecimos una propuesta similar. Una lista definitiva con las 200 mejores películas de todos los tiempos, que fue publicada en el número 200 de CINEMANÍA, correspondiente a mayo de 2012. En aquella ocasión el proceso fue similar (encuesta de rigor entre redactores, colaboradores y amigos) hasta dar con los dos centenares de títulos más votados.

¿Cuánto ha cambiado la lista de CINEMANÍA en ocho años? Pues la verdad es que bastante.

Nos ha animado a realizar la comparación recibir un email de dos lectores, padre e hija, que ha repasado de manera concienzuda la lista de 300 películas de este mes. Al ordenarlas por décadas, han concluido que solo un 7% de los títulos presentes pertenecen a la última década, de 2010 a 2019. Una cifra por debajo de la representación de otras décadas, como las de los 60, 90, 80 y 70 que serían, por ese orden, las más representadas en la lista.

 

Las preguntas de Ariadna

Ariadna, joven lectora de 9 años, se pregunta junto a su padre: “¿Cómo podéis explicar que en la década de los 50 se hayan hecho mejores películas que en la década actual si han pasado casi 70 años de conocimientos? ¿Cómo puede ser que la suma de la década de los 20 y 30 de más películas que la actual década? ¿Cómo habéis decidido, dentro de la redacción, la lista? ¿La conclusión es que el cine pasado siempre fue mejor?”.

Respondiendo a estas dudas tan pertinentes, aclaramos que la lista se elaboró tomando en cuenta los votos de los miembros de la redacción y críticos consultados (todo el listado se puede encontrar en la revista en papel). Cada uno de los participantes votó sus 30 películas predilectas, sin jerarquizar, y a cada una se le asignó un voto. El resultado final es fruto del recuento de todos los votos.

Las otras cuestiones que nos plantea Ariadna, tremendamente sugerentes, ya son más difíciles de responder. Como todas las demás artes, es cierto que la cinematográfica se rige por una acumulación de conocimientos, tanto técnicos como narrativos, pero esa sedimentación del aprendizaje no facilita necesariamente que hoy en día se hagan mejores películas que antes. Tampoco lo contrario.

En la realización de una película juegan un papel importante tantos condicionantes, con preponderancia de los comerciales sobre los creativos, y elementos humanos que de manera determinante cada una es hija de su tiempo, sin que eso aporte un sello de calidad. Otra cuestión es la facilidad con la que perduran, disfrutan de visibilidad y acceso las películas más celebradas (por distintos motivos y bajo diversos criterios) del pasado, dejando a la gran mayoría en el olvido. El paso del tiempo ejerce su propia criba, no siempre justa y, como siempre, determinada por las relaciones de poder.

 

Ocho años atrás

Del mismo modo, cada lista de películas, tanto personal como colectiva, también es rehén de su propio momento. Aunque el rigor sea elevado, la percepción subjetiva es (de nuevo, afortunadamente) imposible de erradicar. Es posible que todas las personas que participamos en la elaboración de la lista de CINEMANÍA hubiéramos podido escoger otras 30 películas tan importantes como la de nuestra selección personal. Y defenderlas tan a muerte como esas. Pero era cuestión del momento.

Para ilustrar esta cuestión, solo basta con mirar cómo de distintas son la lista de 200 títulos elaborada en 2012 y la de 300 títulos elaborada en 2020. Al tener cien espacios más, se podría pensar que la lista actual es solo una ampliación de aquella. Gran error: no solo hay una importante cantidad de personas que no son las mismas (las revistas de cine, aunque los presupuestos lo pongan difícil, intentamos crecer y renovarnos), sino que las que repetimos es posible que ni siquiera hayamos votado los mismos títulos. Hasta las mayores cordilleras se mueven.

Puede ser llamativo comparar los top 10 en ambos listados. Solo dos películas de esos top 10 repiten: ninguna en la misma posición. El padrino (Francis Ford Coppola, 1972) fue la primera en 2012, pero en 2020 debe conformarse con el puesto 6. Pulp Fiction (Quentin Tarantino, 1994), que en 2012 era medalla de bronce, en 2020 ha sido la ganadora; en este caso, una película posterior ha superado a una anterior.

Los ocho títulos restantes del top 10 son distintos entre las dos listas. La mayoría de 2012 han caído varios puestos mientras que otros los han escalado. ¿La mayor remontada? Podría ser Los 400 golpes (François Truffaut, 1959), que ha subido 122 puestos hasta la medalla de plata de 2020; pero la supera Los paraguas de Cherburgo (Jacques Demy, 1964), que ahora es la octava y en 2012 ni siquiera figuró en la lista.

 

Los taquillazos que hemos olvidado

Unas cuantas películas seleccionadas en 2012 han desaparecido sin dejar rastro. Las más notoria es la que fue segunda en aquella ocasión: El caballero oscuro (Christopher Nolan, 2008), que en la lista actual ni asoma las orejas. Lo mismo podría decirse de El retorno del rey (Peter Jackson, 2003), cuarta en 2012, pero en este caso podemos asumir que se la contempla en la entrada de El señor de los anillos como trilogía (la 247).

En la actual lista de 300 también hay menos presencia de blockbusters de Hollywood presentes en la de 2012, como Gladiator, Titanic, Avatar, Braveheart, Watchmen, Terminator 2, V de Vendetta, Sin City 300 (qué hacían algunas de esas películas en dicha lista es una pregunta que jamás obtendrá respuesta). Pero tampoco algunos fenómenos de autor como Amélie, Ciudad de Dios, Réquiem por un sueño El pianista. 

Si duele la ausencia de alguna de esas películas, creed que más me desconcierta que esta vez Los siete samuráis no pasaran el corte y en 2012 así. Pero precisamente eso es lo bueno de estas listas. La ausencia del clasicazo de Akira Kurosawa no importa porque a cambio hay hueco para otras dos películas suyas tan impresionantes o más: El infierno del odio Ran. 

Así que ni siquiera Quentin Tarantino puede venirse muy arriba. Es cierto que esta vez Pulp Fiction ha quedado como la primera de la lista, pero otros de sus títulos presentes en 2012 han desaparecido, como Reservoir Dogs o las dos entregas de Kill Bill por separado (Malditos bastardos no, esa se mantiene, que no estamos locos). Porque las listas, los gustos y la revistas de cine cambian.

¿Nos acompañas hasta el número 400 para ver cuántas de las actuales se caen por el camino?

The post ¿Días pasados fueron mejores?: así han cambiado las listas de mejores películas de CINEMANÍA appeared first on Cinemanía.