Al principio, el gobierno y la población de Kazajistán no se tomaron muy bien las bromas de Sacha Baron Cohen. Tal vez lo de nombrar persona non grata al comediante británico fuera pasarse un poco de rosca, pero reconozcamos que Borat Sagdiyev no es precisamente el embajador ideal que uno quisiera para su país ante el mundo. Pero los tiempos han cambiado, Borat 2 está arrasando y la ex república soviética está tan agradecida por su renovada presencia mediática que se ha inspirado en el personaje (y en una de sus frases más célebres en el mundo anglosajón) para un nuevo spot turístico.

Kairiat Sadvakassov, vicepresidente de la junta kazaja de turismo, ha reconocido que, en plena pandemia de coronavirus, la nueva película de Borat contribuye a que su país esté más presente en los medios “aunque no sea de la manera más bonita”. Así pues, tras este anuncio donde se repite el “It’s very nice” característico del personaje, Kazajistán está dispuesto a limar asperezas con Sacha Baron Cohen: “Nos encantaría trabajar con él, e incluso tenerle rodando una película aquí”, explica Sadvakassov.

Baron Cohen, por su parte, se ha tomado muy bien el gesto, explicándose ante los kazajos por los momentos en los que se ha pasado de frenada: “Elegí Kazajistán porque era un lugar del que no sabía nada casi nadie en EE UU, lo que nos permitía crear un mundo de comedia salvaje”, explica el actor y director en un comunicado. Y prosigue: “El auténtico Kazajistán es un país con una sociedad moderna y orgullosa, todo lo contrario que la versión de Borat”. 

Y, habiendo tirado sus pelillos con el gobierno kazajo a la mar, Sacha Baron Cohen tiene otro objetivo: la Academia de Hollywood. El creador de Borat está haciendo campaña para conseguir una nominación para Maria Bakalova, la actriz que interpreta a Tutar Sagyidev, la hija quinceañera (e impresentable) de su reportero.

En una entrevista (vía IndieWire), Baron Cohen ha declarado que esta intérprete búlgara “es una de las actrices más valientes de la historia”. “Si no la nominan al Oscar, será una farsa”, insiste, señalando que Bakalova obtuvo su papel tras una audición con 600 competidoras y que se ha expuesto a “situaciones terroríficas” en un rodaje que le supuso viajar por primera vez a EE UU.

“Es graciosísima y puede hacerte llorar interpretando una escena”, prosigue Baron Cohen. Señalemos, eso sí, que el gran momentazo de Maria Bakalova en Borat 2 no es ninguna catarsis padre-hija, sino la encerrona al exalcalde de Nueva York Rudolph Giuliani. Un gag de equívocos que muestra al munícipe más dispuesto de lo que debiera a intimar con una entrevistadora presuntamente menor de edad. ¿Valdrá esta escena, que ha provocado la ira de Donald Trump, una estatuilla dorada?

The post ‘Borat’ triunfa como nunca en Kazajistán (y hace campaña para los Oscar) appeared first on Cinemanía.