El grupo Miquel y Costas & Miquel mantendrá sus planes de promover unas inversiones de entre 40 y 50 millones de euros para potenciar nuevos productos, desarrollar infraestructuras que faciliten el crecimiento y programas que ayuden a potenciar la bioeconomía circular. El objetivo final es mejorar todos los procesos y reducir los costes operativos.  

En la junta de accionistas celebrada este martes se han avalado las cuentas del 2019, cuando se ganaron 39,2 millones de euros (+ 5,2%). También se ha aprobado un dividendo de 13,9 millones a cargo del ejercicio anterior. El 13 de julio, la empresa repartirá un complementario por valor de 3,8 millones, tras haber hecho ya los tres primeros pagos a cuenta.

Los consejeros con participación mayoritaria en la sociedad han acordado destinar 600.000 euros del último dividendo distribuido para la adquisición de acciones de la sociedad para este ejercicio. El el 2019, el grupo Miquel y Costas tuvo unos resultados «récord» por el crecimiento de la línea de productos industriales y el buen funcionamiento de la fábrica de Terranova. Sin embargo, en el primer trimestre del año ha visto reducida en un 6,4% su cifra de negocio, que aún así mantiene un beneficio neto al alza del 2,4%.