Baleares, la Comunitat Valenciana y Catalunya fueran las comunidades en las que más cayó el producto interior bruto (PIB) en el segundo trimestre con respecto al primero, con descensos del 26,1%, 22,1% y 22%, respectivamente. La Autoridad Independiente de Responabilidad Fiscal (Airef) han dado a conocer sus cálculos, que reflejan una debacle sin precedentes en todas las autonomías como consecuencia de la paralización general de la actividad derivada del estado de alarma por la pandemia del coronarivus.

En los tres casos además el desplome se situó muy por encima de la media española, del 18,5%, que entró en recesión técnica tras dos trimestres consecutivos de descensos. En términos interanuales, es decir, con respecto al mismo periodo del año anterior, los derrumbres fueron del 30,1% en el caso de Baleares; del 26,1%, en el de Catalunya y del 25,6% en el de la Comunitat Valenciana. La media española en términos interanules fue del 22,1%, según los mismos cálculos de la Airef.

Canarias y Navarra fueron las otras dos comunidades en las que el descenso intertrimestral del PIB superó el 20%, con el 21% y el 20,9%, respectivamente. En términos interanuales, los descensos fueron del 24,6% en el caso canario y del 24,% en el navarro. 

Las caída afectó más a aquellas en las que actividades más afectadas por el estado de alarma, como el comercio, los transportes y el turismo, tienen un mayor peso. Además, la estimación del la caída abarca el periodo álgido del parón de la actividad, especialmente los meses de abril y mayo completos.  

Según los datos de la Airef, aun siendo considerables, los menores intertrimestrales se registraron en Extremadura (-12,5%); Murcia (-13,5%) y Cantabria (-14,4%). La Comunidad de Madrid, que el año pasado consolidó la primera posición en el PIB frente a Catalunya, se situó también un poco por debajo de la media, con el 18%.

Por debajo de la media nacional, la AIReF estima que se situaron las caídas de PIB de la comunidad de Madrid (-18%), Asturias (-16,8%), País Vasco (-16,7%), Andalucía (-15,6%), Castilla y León (-15,2%), Castilla-La Mancha (-15,1%), Galicia (-14,9%), además Cantabria (-14,4%), Murcia (-13,5%) y Extremadura (-12,5%).

En tasa interanual la evolución fue prácticamente idéntica, registrando los mayores descensos de PIB, por encima de la media nacional (-22,1%) las mismas siete regiones: Baleares (-30,1%), Catalunya (-26,1%), Comunidad Valenciana (-25,6%), Navarra (-24,9%), Canarias (24,6%), La Rioja (-24%) y Aragón (-22,9%).

Con una caída inferior a la media nacional se situarían la Comunidad de Madrid (-21,6%), Asturias (-20,7%), País Vasco (-20,5%), Andalucía (-18,9%), Castilla-La Mancha (-18,6%), Castilla y León (-18,5%), Galicia (-18,2%), Cantabria (-17,8%), Murcia (-16,2%) y Extremadura (-15,2%).

El segundo trimestre es el que incluye la mayor parte del estado de alarma. El Banco de España ya calculó que el conjunto de la economía llegó a derrumbarse un 50% durante el momento más álgido del confinamiento, entre el 30 de marzo y el 9 de abril. En esa etapa, el Gobierno decretó el permiso retribuido para todas aquellas actividades no consideradas esenciales, aprovechando la Semana Santa.

A su vez calculó que el descenso medio del PIB entre el 15 de marzo, cuando comenzó el estado de alarma como consecuencia del coronavirus, y el 4 de mayo, cuando comenzó el proceso de desescalada en distintas etapa, fue del 30%. En todo caso, la economía española es la que más cayó en comparación con el resto de las desarrolladas.