Contentos pero no mucho. Sabor agridulce para Osasuna que ganó un vital partido ante un rival directo como el Levante pero que vio como puede perder al Chimy Ávila para lo que resta de temporada. El jugador franquicia se fue en camilla con serios gestos de dolor en la rodilla. Una zona más que delicada que nunca suele conllevar buen pronóstico.

Act. a las 23:21

CET


Arnau Montserrat

OSA

LEV

Osasuna

Herrera; Vidal, Ariadne, David García, Etupiñán; Brasanac, Moncayola, Rubén García, Roberto Torres (Iñigo Pérez 69′); Ávila (Ibáñez 58′), Adrián (Cardona 69′).

Levante

Aitor; Vezo, Cabaco (Hernani 85′), Postigo, Toño; Miramón, Campaña, Melero (Vukcevic 79′), Rochina; Mayoral (Morales 72′), Roger.

Goles

1-0 M.81 Rubén García (p.), 2-0 M.84 Iñigo Pérez.

Árbitro

Soto Grado (riojano) T.A.: David García (53′), Ibáñez (63′), Brasanac (75′) / Campaña (80′), Vukcevic 88′), Rochina (90′).

Incidencias

Estadio El Sadar.

El ‘cerocerismo’ imperó en Pamplona pese a unos primeros diez minutos de partido donde parecía que se avecinaba un vendaval de goles. Primero fue Osasuna, por medio de Roberto Torres, quien mandó un balón al palo pero la réplica inmedita de Rochina no entró de milagro con un remate a bote pronto, muy potente al que Herrera no llegaba. 

Furon las dos mejores ocasiones de una primera mitad muy igualada que fue bajando de ritmo con el paso de los minutos. Los granotas fueron ganando terreno pero no transformaron ese dominio en más ocasiones de gol.

Salió de nuevo mejor Osasuna al segundo tiempo pero el tiempo se paró en el Sadar. Un silencio y una tensión entre los aficionados que se podía cortar on un cuchillo. Estaba el Chimy Ávila con serios gestos de dolor en la rodilla en un acción que se hizo el solo. Un mal apoyo y un giro en la rodilla que no invita al optimismo. Fue retirado en camilla. Una baja que puede determinar la temporada rojilla.

Pero lejos de hundirse, el conjunto de Arrasate siguió siendo mejor sobre el terreno de juego. Pero un partido que estaba destinado al empate lo regaló Campaña con un penalti absurdo, sin el balón de por medio, con un codazo incomprensible e infantil. Necesitó el VAR el colegiado para poderlo ver. Rubén García lo transformaba y cerró el triunfo para los locales.

La manera de tirar un punto del Levante le puede costar cara. Los granotas cayeron moralmente y remató la faena Iñigo Pérez tras dos errores seguidos en la salida de balón de Vezo. El Sadar vibró en el campo y espera ahora noticias del Chimy.