La primera sesión de calificación de la temporada, en el Red Bull Ring de Spielberg, ha constatado la superioridad de Mercedes y el descalabro de Ferrari. Si el campeón Lewis Hamilton había dominado a placer las tres sesiones libres del GP de Austria, siempre por delante de Valtteri Bottas, a la hora de la verdad la primera pole del año ha sido para su compañero finlandés. Bottas ha hecho buena su penúltima tentativa, con una vuelta en 1’02″939, antes de protagonizar una aparatosa salida de pista. Hamilton no ha podido aprovechar la situación y ha terminado segundo, a solo 12 milésimas.

Act. a las 16:25

CEST


Max Verstappen, ganador hace dos años en el circuito propiedad de Red Bull, saldrá tercero en parrilla, mientras que Lando Norris (McLaren) le ha ganado la partida a los Racing Point y se ha situado cuarto, por delante de Sergio Pérez, completando el ‘top’ cinco.

Carlos Sainz ha bajado su rendimiento respecto a la Q2 y ha concluído octavo. «Es un día muy bueno para el equipo ver que podemos estar en la pelea con equipos que nos solían superar. Es una buena noticia, aunque hay que ver si esa ventaja es solo en este circuito. He hecho Q3 y un octavo con neumáticos usados. Estoy satisfecho, aunque mañana será una carrera dura», ha explicado el madrileño.

La debacle de Ferrari

La gran sorpresa del día ha sido la eliminación de Sebastian Vettel en la Q2. Y su compañero Charles Leclerc ha pasado a la ronda decisiva ‘in extremis’, en décima posición. El desastre del SF1000 se confirmaba y la comunicación por radio de Leclerc no podía ser más significativa:

Leclerc: «¿Estamos a salvo?
Ferrari: «Sí, eres décimo»
Leclerc: «Esto es una locura… ¡una locura!»

Se confirman los peores pronósticos, después de que en la pretemporada de Barcelona los responsables de Ferrari ya no se mostraran muy confiados y después del parón por el Covid-19, a su llegada a Austria, el jefe de los de Maranello Mattía Binotto ya advirtiera que las prestaciones del coche estaban por debajo de lo esperado. Leclerc ha conseguido maquillar la situación con un séptimo puesto en la Q3, aunque ha firmado una de sus peores clasificaciones vestido de rojo.

Mañana domingo, a partir de las 15:00 horas, se disputará la primera carrera de una temporada atípica, condicionada por la pandemia de Covid-19 y que de momento tiene solo ocho grandes premios confirmados, todos en Europa, a puerta cerrada y con grandes medidas de seguridad. La F1 se ha convertido en una ‘burbuja’ para salvaguardar la salud de pilotos y personal de los equipos, pero ha conseguido preservar el espectáculo en pista. Los aficionados esperan ansiosos la primera gran batalla del 2020.

NOTICIAS RELACIONADAS