Cada administración gubernamental deja su huella sobre la Caja de Seguro Social (CSS): miles de nuevos funcionarios nombrados en la ya cargada planilla de la entidad.

Estadísticas de la institución revelan que por quinquenio están siendo emplanillados entre 4 mil y 5 mil nuevos colaboradores, ya sea personal de salud o administrativos.

De hecho, un diagnóstico elaborado por las nuevas autoridades de la CSS arrojó que la entidad cuenta con más de 35 mil trabajadores, en una relación de 1 empleado administrativo por 1.2 profesionales de la salud.

El director de la CSS, Enrique Lau Cortés, plantea que en otros países la relación óptima es de 1 empleado administrativo por 5 profesionales de la salud.

“Sin lugar a dudas, una relación costosa e improductiva de los recursos”, acotó.

Al llegar al Seguro Social Lau Cortés optó por eliminar la figura de unos 20 asesores, que estaban repartidos en varias áreas de la entidad, y retornar a varios médicos que habían sido asignados a funciones administrativas a su labor de atención de los pacientes. Esta medida representa un ahorro de $1 millón por año.

Evolución de la planilla

Solo para tener una idea, en octubre de 2009 la CSS contaba con 25 mil 666 funcionarios, y para julio de 2014, cuando comenzó la pasada administración (2014-2019), la planilla alcanzaba los 29 mil 364. En la actualidad, son más de 35 mil los colaboradores, entre administrativos y personal de salud, según los números proporcionados por la CSS.

Además, cuando se mira el tema presupuestario el impacto de la planilla se traduce en cientos de millones de dólares anuales. Así queda en evidencia en el informe de ejecución presupuestaria al 31 de diciembre de 2019, que indica que durante ese año se destinaron $1,052.3 millones solo al pago de servicios personales. Estos servicios incluyen gastos de sueldo fijo, sueldo de personal transitorio, sobretiempo, gastos de representación, sobresueldos, décimo tercer mes y otros servicios personales.

Es decir, la planilla le cuesta a la CSS, en promedio, unos $87.6 millones al mes.

Precisamente, el año pasado la Asociación Nacional de Funcionarios Administrativos de la Caja de Seguro Social (Anfacss) denunció que “diputados y algunos miembros de la junta directiva”, haciendo uso de influencias políticas, solicitaban el nombramiento de personas sin cumplir los canales administrativos, abultando la planilla, y sin tomar en cuenta la escala salarial de la entidad (Ver nota relacionada).

Lea aquí: Anfaccs solicita a la Contraloría auditar la planilla de la CSS

De hecho, para dirigentes de pacientes y médicos de la CSS, el problema del incremento de la planilla se da cuando esos nombramientos son de carácter político y el recurso humano que accede a los puestos no es el más competente para atender a los asegurados.

Domingo Moreno, coordinador de la Comisión Médica Negociadora Nacional (Comenenal), subrayó que con todo esto lo único que queda demostrado es que la CSS es una “agencia de empleo” para varios grupos de poder del país.

“La clase política se surte de nombramientos improductivos dentro del Seguro Social”, puntualizó el médico, quien agregó que varios de los nombramientos para cargos administrativos podrían ser utilizados para personal de salud y poder atender a una población de asegurados y beneficiarios que supera los 3 millones.

No obstante, también lamentó que en muchas ocasiones hay personal médico que designan en funciones administrativas, lo que es algo que se debe evaluar.

“En medio de todo ese escenario la hoja de ruta a seguir dentro de la CSS es medir la productividad del recurso humano. Eso es lo que hace falta”, concluyó.

En tanto, Emma Pinzón, representante de la Federación de Asociaciones de Pacientes con Enfermedades Críticas, Crónicas y Degenerativas, dijo que esto les afecta porque todo ese recurso que se va en salario podría ser mejor utilizado en los pacientes. “Lo hemos dicho año tras año: la CSS se utiliza como una fuente empleo”, advirtió.