Dentro de pocos días se cumplirán 30 años de aquella noche en la que el cielo de El Chorrillo se tiñó de rojo por la intensidad de las llamas que consumían los viejos caserones que formaban parte de un barrio que albergaba la sede de las desaparecidas Fuerzas de Defensa.

Esa imagen y muchas más forman parte del imaginario colectivo producto de la invasión estadounidense a Panamá que puso fin a 21 años de dictadura militar y, con ello, a una crisis económica exacerbada por la tensión política que caracterizó a los últimos años del régimen de Manuel Antonio Noriega.

Invasión y reflexión
La muestra incluye archivos inéditos de la época.Ramón Dibulet

Para explorar las secuelas de ese pasado, el Museo de Arte Contemporáneo (MAC) inauguró esta semana la exposición “Una Invasión en 4 Tiempos”, que tiene sus ejes en las circunstancias que llevaron a la intervención armada, la invasión misma, lo que sucedió en el período posinvasión y el tiempo de la memoria, en el que se reinventan, multiplican y engloban los cuatro tiempos de la muestra.

Mónica Kupfer, una de las curadoras junto con Adrienne Samos y Gladys Turner, explica que la exposición es un fiel reflejo de cómo la sociedad panameña ha ido guardando en su memoria este hecho trágico.

La labor de curación, según Kupfer, no fue fácil ya que hubo diferencias de criterio en el camino, pero al final se logró plasmar una visión histórica de lo sucedido. “Hubo discusiones bien jugosas en el medio”, admite en tono relajado.

Entre las piezas más destacadas de la exhibición está la serie de pinturas de Isabel de Obaldía, que reflejan distintos momentos de la crisis política local, hasta el ocaso del régimen militar.

La aportación de de Obaldía finaliza con un documental en el que se leen los diarios privados de la pintora, fusionados con grabaciones caseras en distintos momentos críticos para la opositora Cruzada Civilista.

La directora del MAC, Luz Bonadíes, resaltó que la habilitación de la muestra es un reflejo de la voluntad del museo de abordar la invasión desde un punto de vista educativo y abierto desde el arte, con una perspectiva tanto social como de derechos humanos. “Tenemos que poder hablar de los temas relevantes que no se tocan en las esferas sociales”.

Una exposición que surge, además, prosigue Bonadies, en una época actual donde no se enseña lo suficiente sobre la invasión en las escuelas del país y no se les da a las personas las herramientas para que juzguen este hecho de la historia contemporánea nacional con un sentido crítico.

La labor divulgativa de la invasión no se queda en esta exposición que estará disponible hasta el 4 de marzo de 2020. El MAC también tiene previsto un programa público con visitas guiadas, conversatorios, proyección de películas y otras actividades culturales disponibles para público de todas las edades.

Otras instituciones como el Museo de la Libertad, Centro Cultural de España – Casa del Soldado o Ciudad del Saber, acogerán más actividades a propósito del 30 aniversario de la invasión.

Invasión y reflexión