El Liverpool da miedo. Como mínimo esa es la sensación que imprime en sus rivales. Puede parece estar dominado por sus rivales, impreciso, sin acercarse demasiado al área rival. Pero si no eres capaz de hacerle daño cuando es débil luego te pisa, te pasa por encima y terminas pidiendo la hora. Algo como lo que le pasó al Arsenal en Anfield. Parecía que este año si tocaba ganar en el feudo ‘red’. Como mínimo en la primera mitad pero dejaron vivos a los de Klopp. Lo pagaron.

Act. a las 20:31

CEST


Arnau Montserrat

LIV

ARS

Liverpool

Adrián, Arnold, Matip, Van Dijk, Robertson, Fabinho, Henderson, Wijnaldum (Milner 69′), Firmino (Lallana 86′), Salah, Mané (Chamberlain 77′).

Arsenal

Leno, Maitland-Niles, Sokratis, David Luiz, Monreal, Xhaka, Willock (Lacazzette 81′), Guendouzi (Mkhitaryan 86′), Ceballos (Torreia 61′), Pépé, Aubameyang.

Goles

1-0 M.41 Matip, 2-0 M.49 Salah, 3-0 M.58 Salah.

Árbitro

Anthony Taylor. T.A.: David Luiz (48′), Fabinho (90′).

Incidencias

Intensa y disputada. Mejores adjetivos no se pueden encontrar para una primera mitad que cumplió las expectativas generadas para el choque. Un Arsenal que entró frió pero que cuando logró soltarse puso en grandes apuros a un Liverpool errático. De hecho, la primera clara del partido la originó Adrián San Miguel con un mal despeje fuera del área al que Aubameyang respondió con un globo que no entró por centímetros. 

Era un primer aviso que confirmó Pépé por partida doble. En busca de su primer gol como ‘gunner’, el marfileño lo tuvo con un disparo con rosca que besó el travesaño y un mano a mano con Adrián que esta vez sí resolvió de maravilla ante el disparo mordido del delantero del Arsenal. No aparecían ni Firmino ni Salah y el Liverpool se resentía.

Pero los de Emery perdonaron, el Liverpool nunca lo hace. De un saque de esquina botado por Arnold nació el primer tanto del partido. Matip con un potente remate de cabeza batió a un Leno que no pudo hacer nada en la acción. En un partido de este nivel, donde no lo estaba pasando bien el conjunto de Klopp, una jugada aislada te lo soluciona. Los infinitos recursos de los de Anfield.

El gol hizo mucho daño al Arsenal que tras el descanso conoció los errores infantiles de David Luiz en el eje de la defensa. Un agarrón incomprensible sobre Salah acabó con un penalti a favor del Liverpool que sentenciaba el choque con toda la segunda mitad por delante. Y claro, como el egipcio se pone nervioso en los once metros…

El pánico entró en juego y con eso el Liverpool juega de maravilla. Salah le hizo un traje a David Luiz para meter el tercero y Emery en un mensaje de «que no nos metan más» sacó a Ceballos para dar entrada a un Torreira mucho más defensivo. Allí murió el partido para el Arsenal y el Liverpool levantó el pie del acelerador para no hacer más daño. Un nuevo triunfo para los de Klopp y van 12 seguidos en Premier League.