Siendo la autoestima un tema muy tratado en este blog, es importante hacer la diferencia entre la egolatría y la autoestima.

Es común sentir confusión entre estos dos estilos de vida, porque por lo general tenemos el prejuicio de que alguien con una gran autoestima es un ególatra, quizás porque nos da un poquito de envidia y no lo queremos asumir, y eso es algo que a la larga no nos dejará trabajar en la nuestra.

Según la RAE, autoestima es “la valoración generalmente positiva de sí mismo”, mientras que egolatría es “el culto, adoración o amor excesivo de sí mismo”, sacando por conclusión de que no es muy fácil establecer los límites entre estos dos conceptos.

Alguien que camina seguro, erguido, que habla con convicción, que se viste a su manera, que demuestra confianza generalmente recibe halagos por algunos, y críticas por otros.

Lo que nos lleva a la siguiente pregunta: ¿Cuál es la diferencia entre estos dos términos?

Cuando sabes lo que quieres para tu vida, sabes cómo conseguirlo, sabes que lo harás, y eso te traerá una sensación de bienestar para ti, y por lo tanto, a quienes te rodean, y actúas acorde a lo que eres o haces, estamos hablando de autoestima

Cuando quieres exactamente lo mismo que en el párrafo anterior, y te sientes una persona grande, con poder, y pasas a llevar a tus cercanos, estamos hablando de egolatría.

Claro, más fácil decirlo que hacerlo.

Ahora viene otra pregunta: ¿Cómo reconocer a un ególatra y a alguien con autoestima alta? Y la respuesta es algo sencilla: Con observación y tiempo.

Sí, querido lector, basta con observar por un periodo de tiempo determinado (por ejemplo un mes), y ver si lo que dice ser y lo que es están en acuerdo. Si están de acuerdo, se trata de una persona con autoestima. Si no es consecuente, significa que es una persona ególatra.

Otro factor a tener en consideración es ver cómo es su relación con sus cercanos: Generalmente un ególatra hace sentir mal, los humilla, o simplemente se siente superior a ellos, y lo esencial, no está dispuesto a ayudarlos a crecer como personas.

Una persona con una autoestima elevada siempre está dispuesta a ayudar a sus cercanos en lo que necesiten, casi siempre está alegre, y constantemente está buscando mejorar y que sus amigos mejoren con él.

Para aclarar: Ambos tipos de personas pueden ser muy buenos en algún área en particular, o en varias áreas a la vez, por eso también agregue que hay que observar cómo son con sus familias y amigos.

Otra diferencia entre ambos, es su manera de expresarse: Frecuentemente los ególatras sienten la necesidad de hacer ver a su entorno lo grande que son, mientras que los otros, son personas humildes, que independientemente las críticas, seguirán cumpliendo sus metas.

En conclusión, son dos conceptos muy similares, pero que analizando los comportamientos de dos personas, se marca notoriamente la diferencia. Debes ver Leer Más

Via:: El vaso medio lleno