¿Qué nos pasa cuando escuchamos música? Nos comenzamos a mover, bailar…cantar. Es casi un efecto inmediato, una energía transmitida en melodías. Y si la música tiene este poder, imagina la potencia que tiene sobre el músico. A continuación conoce los beneficios de tocar un instrumento.

Mejora la inteligencia

Tocar un instrumento y hacer música funciona como una terapia neuropsicológica, ya que mejora, sin duda, las habilidades del lenguaje, la memoria, la conducta o la inteligencia espacial (capacidad para percibir de forma detallada el mundo y formar imágenes mentales de los objetos).

Esta última es fundamental para los pensamientos de la vida cotidiana, desde solucionar problemas matemáticos complejos hasta envolver el almuerzo diario.

Un estudio llevado a cabo con niños de seis años, a quienes se enseñó a tocar un instrumento durante 15 meses seguidos, demostró que, al final del entrenamiento musical, todos los menores experimentaron cambios en su anatomía cerebral.

Terapia musical

Las regiones del cerebro implicadas en el procesamiento de la música también son necesarias para otras tareas, como la memoria o habilidades del lenguaje, mejorando las habilidades de leer y escribir para aquellos que estén experimentando dificultades en esas áreas.

Todo ventajas

Además de los beneficios fisiológicos citados, la práctica de tocar mejora nuestro estado anímico. Tocar un instrumento convierte a quien lo hace en una persona metódica y exigente que cuida los detalles, planifica bien las tareas y tiene mucha capacidad de atención.

La música es un medio de expresión, y una consecuencia de ello es una buena autoestima.

Enseña a vencer el miedo y asumir riesgos, aporta seguridad y autoconfianza.

Tocar en una orquesta o grupo mejora el trabajo en equipo y la disciplina: para que una orquesta suene bien, el conjunto debe trabajar en armonía.

The post El poder de la música: beneficios de tocar un instrumento appeared first on El Vaso Medio Lleno.

Leer Más

Via:: El vaso medio lleno