Pensó que tomarle una de capturas al alce no sería tan peligroso, pero si bien terminó de buena manera, le podría haber ido muy mal.

Un fotógrafo profesional intentó tomar una serie de de un alce, pero el animal reaccionó de una manera un poco agresiva.

El alce golpeó con su cabeza y sus cuernos al fotógrafo por unos minutos hasta que este decidió levantarse y hacer frente al animal.

Afortunadamente, no paso a mayores y el fotógrafo no resultó herido.