Si se cumplen los pronósticos la próxima edición del CES, que comenzará el ya cercano 5 de enero, será una de las más interesantes de los últimos años. Una de las razones para esperar este evento con expectación es que tenemos motivos sólidos para creer que Samsung presentará en él sus primeros televisores equipados con un panel QD-OLED (Quantum Dot-OLED), lo que permitirá a esta marca competir de tú a tú con LG en un mercado en el que esta última ha campado a sus anchas durante casi una década.

Los medios de comunicación surcoreanos siguen muy de cerca los pasos que ha dado Samsung durante los últimos años. En 2019 desvelaron que esta compañía había comenzado a reestructurar sus fábricas de paneles LCD para iniciar la producción de matrices QD-OLED, y durante los últimos meses varios diarios asiáticos con una reputación sólida han asegurado que ya estaba a punto de iniciar la producción a gran escala de estos paneles.

Es muy razonable asumir que Samsung Display venderá sus paneles QD-OLED a terceros, y las filtraciones aseguran que Sony apostará por ellos en 2022

En cualquier caso, la información más jugosa llegó hace escasamente dos semanas de la mano de BusinessKorea. Y es que este medio asegura que Samsung Display, que es la filial especializada en el diseño y la fabricación de paneles de imagen, inició la producción masiva de matrices QD-OLED para televisores durante el pasado mes de octubre. ¿Su propósito? Brindar a Samsung Electronics la posibilidad de enseñar sus primeros televisores equipados con esta tecnología durante la próxima edición del CES.

No obstante, esto no es todo. Durante los últimos días varios medios de comunicación surcoreanos han filtrado algo razonablemente previsible (y, por tanto, creíble): Samsung Display va a vender sus paneles QD-OLED a terceros, por lo que no los encontraremos solo en los televisores de Samsung.

Es un movimiento idéntico al que ha hecho durante los últimos años LG Display, y que nos permite encontrar sus paneles OLED en los televisores de Philips, Panasonic, Hisense y Sony, entre otras marcas. De hecho, según estas filtraciones esta última compañía japonesa colocará en el mercado sus primeros televisores QD-OLED con un panel fabricado por Samsung durante la segunda mitad de 2022.

Esta es la fórmula de la tecnología QD-OLED: puntos cuánticos + OLED

La principal ventaja de los paneles White OLED (W-OLED) que fabrica LG Display frente a los RGB OLED convencionales es que no adolecen de la degradación prematura del subpíxel azul. Además, su producción es más sencilla, barata y permite obtener paneles con un tamaño sensiblemente mayor al de los paneles RGB OLED. Sin embargo, no todo son ventajas.

Los paneles OLED de 3ª generación de LG nos proponen una capacidad de entrega de brillo y una reproducción del color sobresalientes

La tecnología W-OLED requiere la colocación encima de la matriz de diodos orgánicos de un filtro de color RGB que permite la reproducción de los tres colores básicos, pero que, a cambio, absorbe luz, reduciendo sensiblemente la capacidad de entrega de brillo de los paneles W-OLED frente a los RGB OLED. Y, además, su capacidad de reproducción del color es inferior a la de esta última tecnología.

Los paneles OLED para televisores de LG han madurado mucho desde que vieron la luz por primera vez, y las matrices de tercera generación que podemos encontrar actualmente tanto en el modelo G1 de esta marca como en las soluciones de otros fabricantes nos proponen una capacidad de entrega de brillo y una reproducción del color sobresalientes.

En cualquier caso, la tecnología QD-OLED en la que está trabajando Samsung aspira a resolver los dos hándicaps de W-OLED, pero intentando mantener sus bazas frente a RGB OLED. Lo que propone Samsung es reemplazar el filtro RGB que requieren los paneles W-OLED por una matriz de nanocristales, o puntos cuánticos, que se responsabilice de la reproducción del color.

La eliminación del filtro RGB debería permitir al panel arrojar una capacidad de entrega de brillo superior tanto al medir el valor medio como los picos

En teoría la eliminación del filtro RGB debería permitir al panel arrojar una capacidad de entrega de brillo superior tanto al medir el valor medio como los picos. Y, además, los nanocristales deberían conseguir reproducir un espacio de color sensiblemente más amplio que el filtro de color RGB. No obstante, los cambios que propone Samsung frente a la tecnología W-OLED no acaban aquí.

A diferencia de los paneles OLED de LG Display, que utilizan píxeles de color blanco, los de Samsung recurrirán a píxeles de color azul, de manera que serán los nanocristales los responsables de actuar sobre la luz azul para generar los otros dos colores primarios (rojo y verde). Esta transformación es posible gracias a una propiedad muy interesante de los nanocristales: su estructura les permite modificar la longitud de onda de la luz, de ahí que consigan manipular la luz azul para generar a partir de ella luz roja y verde.

Los «puntos cuánticos» son un tipo de nanocristales compuestos por materiales semiconductores con unas propiedades muy curiosas. Y es que su tamaño es tan pequeño que su comportamiento queda descrito por las leyes de la mecánica cuántica, y no podría ser explicado utilizando la mecánica clásica.

Sus características electrónicas están definidas, por un lado, por su tamaño, y, por otro, por su forma, lo que explica que actualmente se estén utilizando nanocristales para aplicaciones muy diferentes, como son la tecnología fotovoltaica, el etiquetado biológico, las tecnologías de eliminación de agentes contaminantes… Y, por supuesto, en electrónica.

Para nosotros la innovación más rompedora en el ámbito de los dispositivos de visualización de gran formato es la tecnología microLED

El reto durante el proceso de fabricación de los puntos cuánticos consiste en controlar con mucha precisión el tamaño de los nanocristales. De esta forma es posible conseguir partículas que brillen en cualquier tono del espectro de luz visible al ser excitadas por una corriente eléctrica, colores entre los que se encuentran, por supuesto, el rojo, el verde y el azul que necesitamos para componer el color a través de un panel RGB como los utilizados en los televisores.

En nuestra opinión la innovación más rompedora en el ámbito de los dispositivos de visualización de gran formato es la tecnología microLED. Ya la hemos visto en acción, y está disponible desde hace meses en algunos televisores prémium de Samsung que tienen un precio inalcanzable para la mayor parte de los usuarios.

Precisamente por esta razón es una buena noticia que mientras se abaratan los televisores microLED los usuarios tengamos más opciones en el campo de batalla de los OLED. No cabe duda de que la inminente competencia entre LG y Samsung provocará que los precios de estos dispositivos se reduzcan, una tendencia que se ha consolidado con claridad durante los últimos tres años. Y que siga así.

Vía | BusinessKorea