Puede que las TV sigan creciendo y las tecnologías que implementan sean cada vez más ambiciosas, pero para quienes amamos el séptimo arte, la experiencia de ver películas en el cine es algo especial: los tráilers iniciales, las palomitas, las luces apagadas y ese sonido que nos envuelve para sumergirnos en el film. Montar un cine en casa es una misión tan exigente que a menudo está determinada no solo por la estancia disponible sino por nuestro presupuesto.

En esta megaguía para montar un cine en casa repasamos todo lo que tener en cuenta y os sugerimos varias propuestas para que lo hagáis realidad independientemente de vuestro bolsillo.

¿Por qué un proyector y no una tele?

No hay discusión: la experiencia más parecida a una sala de cine nos la ofrece un proyector. Su gran ventaja frente a los televisores es que para uso doméstico, la relación precio por pulgada suele ser mucho más favorable que la de los televisores, salvo que nos vayamos a la gama altísima –. Y esa es la principal razón, aunque

Así, moviéndonos en modelos a partir de mil euros – el precio de partida para proyectores dignos para este escenario de uso – podremos conseguir proyecciones de imágenes de 90, 100 o 120 pulgadas, tamaños que o directamente no existen en formato televisor o cuyo coste es notablemente más elevado… a no ser que nos vayamos a las gamas más sencillas, lo que llevará implícito sacrificios como el procesado de vídeo.

Aunque los televisores de gama alta ofrecen mayor calidad en alto rango dinámico y mejor contraste que un proyector, la limitación en el tamaño de las TVs por un lado y su precio por otro, hacen que los proyectores sean el dispositivo más recomendable.

Si bien es cierto que los televisores ganan a los proyectores en potencia luminosa, a no ser que apostéis por una sala donde las entradas de luz no puedan taparse – algo extraño si queréis montar una sala de cine –, nuestra recomendación es que vayáis siempre por un proyector.

Volviendo a las sensaciones, los proyectores vuelven a ganar esta batalla, simplemente por una cuestión de luz: mientras que los televisores emiten la luz hacia nuestros ojos, los proyectores la reflejan en una pantalla al igual que sucede en los cines.

Atendiendo a la resolución, tanto los proyectores como los televisores ofrecen 4K, la más interesante para disfrutar de una buena experiencia tanto por calidad como por oferta de contenidos.

Como «pega» a los proyectores cabe destacar la instalación – más compleja – y el mantenimiento de estos, inherentes a su tecnología de emisión de luz, algo en lo que profundizaremos más adelante.

Eligiendo un proyector

Cine

En nuestra guía de compra de proyectores profundizamos en los criterios de elección de un proyector, si bien aquí os esbozamos cómo ha de ser un buen proyector para montar un cine en casa.

Atendiendo a la tecnología empleada para generar imágenes en un proyector, encontramos básicamente tres: LCD (Liquid Crystal Display), DLP (Digital Light Processing) y LCoS (Liquid Crystal on Silicon). En rasgos generales, lo mejor de la primera es la naturalidad de los colores y buena luminosidad en color, del DLP destaca su contraste, luminosidad global, nitidez y la generación de imágenes muy brillantes; finalmente los LCoS combinan las ventajas de las dos tecnologías anteriores a costa de ser más caros.

Respecto a la densidad de píxeles y resolución, tendremos en cuenta que no solo estará determinada por la del proyector, sino también de la fuente de la que proceda el contenido. Para una experiencia de cine, mejor apostar por aquellos con 4K nativos (aunque también hay 8K con truco)

Las lámparas emisoras de luz también son determinantes. Vamos a encontrarnos de gas de alta presión, LED y láser. Mientras que los modelos más asequibles suelen integrar lámparas de gas, cuya vida útil es inferior y entregan menos brillo, en el otro lado de la balanza se encuentran las lámparas láser, los de más luminosidad, vida útil y consumo. En el punto medio, las lámparas de LED.

Atendiendo a la calidad de visualización, prestaremos atención a la cantidad de luz entregada, que se mide lúmenes ANSI, y cuyo punto de partida a considerar serán los 1000 lúmenes. Asimismo, nos fijaremos en
el contraste nativo, que relaciona el negro más intenso y el blanco más puro, lo que en la práctica nos ayuda a ver mejor o peor las imágenes. En una sala oscura, un ratio de contraste nativo 1.500:1 es bueno, pero 2.000:1 o más es mucho mejor.

Finalmente prestaremos atención a la conectividad: cuanta más, mejor, ya que nos permite conectar más fuentes de vídeo diferentes. El HDMI es esencial para lograr una alta definición, pero también nos vendrá bien el VGA y S-Vídeo y DVI para conectar ordenadores.

Modelos destacados

ViewSonic X10

Viw

Propuesta muy atractiva tanto por resolución como por oferta de puertos para lo que cuesta el ViewSonic X10 (1399 euros), que además de alcanzar el 4K y ser compatible con HDR alcanza la proyección de imágenes hasta 120″. Aunque lo más indicado desde el punto de vista cualitativo es usar un set top box y altavoces, viene con dos altavoces Harman Kardon y el sistema operativo propio Aptoide, para proyectar desde internet. Es compatible con Alexa y Google Assistant


ViewSonic X10-4K Proyector SMART LED UHD portátil de tiro corto con altavoces Harmon Kardon dobles, carbón metálico

ViewSonic X10-4K Proyector SMART LED UHD portátil de tiro corto con altavoces Harmon Kardon dobles, carbón metálico

LG HU70LS

Lg Hu70ls

El LG HU70LS (1499 euros) es una solución moderadamente asequible para alcanzar el 4K con HDR10 que os permitirá ahorrarnos el set top box (con su consecuente conexión), al incluir webOS 4.5 como sistema operativo, de modo que podréis acceder a aplicaciones como HBO, SkyTV, PrimeVideo o Netflix. Con lámpara LED y tecnología DLP, constituye una solución sencilla y funcional algo ajustada en cuanto a luminosidad (1500 ANSI).


Proyector LG HU70LS tecnología LED 4K

Proyector LG HU70LS tecnología LED 4K

Optoma UHD390X

Optoma Uhd390x

Alta luminosidad (2400 ANSI) y hasta 302″ de proyección ofrece el Optoma UHD390X (1499 euros), un proyector con sistema DLP sencillo y compacto que destaca por su buena relación calidad precio alcanzando los 4K, si bien su oferta de puertos es básica.


Proyector Optoma UHD390X 4K

Proyector Optoma UHD390X 4K

JVC LZ-NZ3B

Captura De Pantalla 2020 07 28 A Las 11 09 02

Con el JVC LZ-NZ3B subimos la propuesta hasta un proyector láser con alta luminosidad (3000 lúmenes) y vida útil (20.000 horas según el fabricante), lo que permite un uso prolongado en salas que no han de estar completamente oscursas. Con Auto Tone Mapping para ajustar el alto rango dinámico y amplia oferta de puertos.


JVC LZ-NZ3B

JVC LZ-NZ3B

Una pantalla para proyectar

Como adelantábamos en la comparativa frente a los televisores, la instalación de los proyectores es más exigente: mientras que la TV la podemos colocar en un mueble o colgarla en una pared, con un proyector es necesario estar situado a cierta distancia de la pantalla para conseguir el tamaño de proyección deseado.

Además tampoco se puede colocar de cualquier manera: tiene que estar en un soporte de techo o en una balda a la altura adecuada para proyectar intentando que la superficie de proyección sea la misma que ofrece la pantalla, si bien dispone de unos márgenes de ajuste para lograrlo. La idea es colocar inicialmente la pantalla y, cuando tengamos clara cuál será su ubicación, ajustar el proyector.

…y requiere de una pantalla. Puede que nos sintamos tentados a proyectar en una pared, pero una pantalla es la solución más recomendable si queremos aprovechar las características del proyector, ya que la pintura – aunque sea blanca sin detalles – no está pensada para reflejar la luz, absorbiendo parte de esta. En consecuencia, perdemos brillo y contraste, por lo que la calidad de las imágenes dista mucho de la obtenida proyectando en una pantalla por asequible que sea.

¿Y usar un estor? Es mejor proyectar en un estor que hacerlo sobre la pared – hay un modelo de IKEA que es muy popular en este sentido –, pero hay soluciones mejores (sin gastar demasiado), al ser pantallas diseñadas específicamente que consiguen proyectar mucha más luz e incluso mejoran la colorimetría de la proyección.

A la hora de elegir una pantalla para cine vamos a encontrarnos:

  • Las pantallas de pie no se usan en este escenario de uso, sino más bien para presentaciones.
  • Pantallas fijas de pared. Son la alternativa más asequible, quedando instalada de forma permanente en la pared que tu elijas.
  • Pantallas enrollables, que quedan fijadas al techo, pero que podremos extender y recoger liberando el espacio de la pared. El accionamiento puede ser manual como motorizado.

Para conocer el rendimiento de la pantalla nos fijaremos en su ganancia, siendo cero la cifra ideal. Lograr una ganancia de cero implica que la luz del proyector se refleja en la pantalla en todas las direcciones, lo que posibilita un ángulo de visión mayor.

Es decir, que estemos donde estemos sentados, recibiremos una calidad de imagen y brillo similar. Conforme aumenta la ganancia, el brillo se concentrará en la parte central de la pantalla, por lo que solo quienes estén frente a esta gozarán de la mejor imagen.

En la práctica, el efecto de la pantalla y el proyector han de valorarse conjuntamente. Y es que puede suceder que nuestro proyector no disponga de la suficiente luminosidad. En ese caso, nos queda el recurso de apostar por pantallas con mayor ganancia y situar a los espectadores en el centro. Pero si estamos ante un proyector con altas prestaciones, mejor ir por modelos con ganancia pequeña.

En nuestro hogar probablemente podamos controlar la luz que hay en la estancia destinada como cine doméstico, por lo que unos buenos valores de ganancia serían entre 1.0 y 1.8.

Ya hemos visto que hay diferentes tipos de pantalla, algunas destinadas a presentaciones y otras para cine. En este último caso la relación de aspecto ha de ser panorámico (16:9) para aprovechar el ratio del contenido, si bien la relación de aspecto 2.35:1 también es muy apreciada por algunos cinéfilos.

Modelos destacados

Pantalla Phoenix Tensionada 100″

Captura De Pantalla 2020 07 28 A Las 13 53 17

Esta opción evidencia que no hace falta gastarse demasiado para contar con una pantalla, que si bien es básica y sirve tanto para presentaciones como para proyecciones, cuenta con la ventaja de ser motorizada y manejarse desde un mando, permitiendo así extenderla hasta el formato panorámico o los 4:3 para presentaciones. Es posible fijarla a la pared o el techo. Eso sí, con ella nos quedaremos en los 100″ de diagonal. Por 167 euros

Draper Ultra Comfort UCM

Captura De Pantalla 2020 07 28 A Las 13 54 04

La Draper Ultra Comfort UCM (239 euros) es de instalación fácil y rápida, con una caja de acero de alta calidad y una superficie de proyección blanco mate con revestimiento posterior en negro con una ganancia de 1.0

Lumene Movie Palace UHD-4K

Lumene Movie Palace Uhd 4k

Con la Lumene Movie Palace UHD-4K (desde 539 euros para el de 80″) tenemos un modelo básico de una marca de referencia. Se trata de una pantalla de marco fijo forrada de terciopelo para reforzar el contraste que se fija en diferentes puntos para lograr una tensión uniforme. Con ganancia de 1.0.

Stewart Cima

Stewart Cima 123 16 9 Neve 1123h Oferta

Pantalla de altísima calidad esta Stewart Cima (3750 euros) que permite alcanzar los 123″. Diseñada para una experiencia cinematográfica en 4K y superior, con una ganancia de 1.1 y una construcción robusta para durar mucho tiempo

Un sonido a la altura

Aunque hay bastantes proyectores que tienen altavoces integrados, se trata de una solución de compromiso: para montar un cine en casa y disfrutar de una experiencia medianamente convincente mejor apostar por un sistema de sonido adicional.

La opción más sencilla y económica es una barra de sonido: las hay asequibles, ofrecen un sonido «resultón» – aunque las hay de buena calidad –, son fáciles de instalar y ocupan poco espacio. Aunque están más pensadas para el televisor, otra opción son las bases de sonido.

Pese a que hasta ahora solo hemos listado las ventajas de las barras de sonido – extensivas a las bases de sonido –, estos dispositivos integran en su interior un número variable de altavoces y estos están muy cerca. ¿Qué significa esto? Que pese a que hay modelos sofisticados que implementan efectos como las reflexiones murales para simular un sonido espacial, no es equiparable a tener diferentes altavoces físicamente distribuidos por la sala, nos referimos a un equipo de audio multicanal dedicado

La calidad y la direccionalidad del campo sonoro de las barras de sonido nunca va a ser tan envolvente como el de un equipo multicanal dedicado

A la hora de elegir un equipo de audio multicanal dedicado, para esta experiencia de cine prestaremos especial atención, además de a características acústicas delimitadas por el tipo, materiales y tamaño de los drivers, el filtro de frecuencias o la caja acústica, a su configuración. Así, cada altavoz está colocado en una ubicación alrededor de la posición de escucha.

La configuración mínima sería un equipo 5.1, que implica contar con cinco altavoces satélite y un subwoofer. A partir de aquí podemos encontrar topologías más ambiciosas como la 5.1.2 (como la anterior pero con dos altavoces en el techo), 5.1.4, 7.1 (en este caso con siete altavoces y un subwoofer), 7.1.2 (siete altavoces, un subwoofer y dos altavoces en el techo), 9.1, 9,1.2, 9.1.4… Estas opciones de altavoces discretos está disponible en varios tamaños, encontrando sistemas moderadamente asequibles.

  • Primera cifra: número de altavoces satétlie (que nos rodean)
  • Segunda cifra: número de subwoofer
  • Tercera cifra: número de altavoces del techo
Equipo

La estrella de cine del sistema multicanal: el receptor A/V

Decantarse por estos equipos de audio requiere de una pieza importante: el receptor de A/V, la que se tiene que encarga de procesar el sonido. Y es que mientras que en barras y bases no son necesarios porque integran la lógica para el procesamiento del sonido que procede de la fuente – descodificación, ecualización y amplificación –

Este aparato es el centro neurálgico de un centro de cine en casa y lleva a cabo varias funciones:

  • De conmutación, al disponer de varias entradas y salidas (más entradas que salidas). En él vamos a conectar todas nuestras fuentes de vídeo – como puede ser un set top box, PC, reproductor de Blu-ray o una consola – de modo que con un único cable podamos enviar la señal a nuestro dispositivo de visualización (o incluso a los dos).

  • Procesado de imagen. En caso de emplearlo para un TV, que también dispone de procesado de imagen para escalar vídeo y procesar el color, nos interesa saber cuál de los dos aparatos lo realiza mejor.

  • Procesado de sonido: al recibir el audio y el vídeo, separa las dos señales y las procesa, lo descodifica para «saber» qué información ha de enviar a cada altavoz, una tarea que realiza en tiempo real

  • Tras llevar la señal de sonido del dominio digital al analógico (DAC) para los altavoces es necesario amplificar la señal para excitar las cajas acústicas. Es decir, que el receptor A/V se encarga de la amplificación de la señal de audio

Receptores A/V podemos encontrar desde unos cien euros hasta más de seis mil euros, pero si buscamos la mejor calidad también podemos ir un paso más allá con los procesadores de sonido envolvente, un aparato que también ofrece funciones de conmutación y procesado de imagen y sonido pero que no amplifica la señal, dejando esta labor a un amplificador dedicado.

Un aparato más con su propia caja y fuente de alimentación dedicado a la amplificación que no se ve afectado por la lógica necesaria para lo anterior, lo que se traduce en más calidad de sonido a costa de una mayor inversión y una instalación más compleja

Modelos destacados: sistemas multicanal, receptores y kits

Aunque podemos comprar el sistema de sonido multicanal y el receptor A/V por separado, también existe la opción de adquirirlo conjuntamente. Como en los casos anteriores, os proponemos una diversidad de modelos de diferentes gamas y presupuestos.

Yamaha YHT-1840

Yamaha Yht 1840

Un kit básico de una marca de referencia: viene con un receptor AV de 5.1 canales con 4 entradas y una salida compatible con HDR capaz de transmitir vídeo 4K a 60 Hz y con conectividad Bluetooth, un sistema de cinco altavoces con 100W por canal. Este receptor AV es totalmente compatible con los estándares HDMI.


Yamaha YHT-1840 -  Sistema de Cine en casa 5.1, Color Negro

Yamaha YHT-1840 – Sistema de Cine en casa 5.1, Color Negro

Denon Equipo AV AVR-X550 BT+ Polk TL1600

Polk Tl1600

Este kit moderadamente asequible cuenta con un sistema multisonido 5.2 de potencia de 130 W por canal y un receptor AV de 5.2 canales para disfrutar de películas y programas en 4K y Dolby Vision, HDR y HLG. Es sencillo, con cinco entradas y una salida HDMI para conectar reproductores multimedia. Con Bluetooth para transmitir música sin complicaciones


DENON Equipo AV AVR-X550 BT+ Polk TL1600 Altavoces Home Cinema.

DENON Equipo AV AVR-X550 BT+ Polk TL1600 Altavoces Home Cinema.

ONKYO HT-S7805

Onkyo Ht S7805

Este kit ONKYO HT-S7805 (859 euros) incluye tanto el receptor A/V como un sistema de altavoces multicanal 5.1 que destaca por su calidad precio. Entrega 160 W/Canal, dispone de procesado Dolby Atmos y es compatible con el vídeo 4K a 68Hz y el modo HDR. Dispone de conectividad Wi-Fi, Bluetooth, Google Cast y AirPlay, lo que permite castear directamente desde plataformas de streaming de vídeo y música. Fácil de configurar


Onkyo HT-S7805(B) 5.1 Sistema de Cine en casa con Receptor AV y Altavoces (160 W/Canal, multizona, Dolby Atmos, WiFi, Bluetooth, Streaming, Apps de música, Internet Radio), Negro

Onkyo HT-S7805(B) 5.1 Sistema de Cine en casa con Receptor AV y Altavoces (160 W/Canal, multizona, Dolby Atmos, WiFi, Bluetooth, Streaming, Apps de música, Internet Radio), Negro

Kit Bose Lifestyle SoundTouch 600

Bose Lifestyle Soundtouch 600

Sistema de sonido envolvente de calidad apto para cine, deportes, música y videojuegos que destaca por su diseño pulido y aspecto minimalista que esconde receptor y una distribución de altavoces 5.1 compuesta por cuatro altavoces Jewel Cube (2 delanteros y 2 traseros), 1 Altavoz Jewel Cube de canal central y 1 Subwoofer inalámbrico con mando a distancia. Incluye una SoundTouch Wi-Fi Adapter (2.4 o 5 GHz) para recibir contenido desde internet sin cables y se puede configurar desde dispositivos como móviles y tabletas, lo que agiliza las modificaciones.


Home Cinema - Bose Lifestyle 600, 5.1, Bluetooth, WiFi, HDMI, 4K, Negro

Home Cinema – Bose Lifestyle 600, 5.1, Bluetooth, WiFi, HDMI, 4K, Negro

Klipsch Reference Theater Pack 5.1

Klipsch Reference Theater Pack 5 1

Este sistema de audio multicanal destaca por la calidad de sonido que entrega y los materiales empleados para su construcción, con woofers de grafito moldeado por inyección para lograr un sonido nítido y poderoso. Consta de un subwoofer inalámbrico y sus cinco altavoces satélite para conectar a un receptor A/V


Klipsch Reference Theater Pack 5.1 - Altavoz, negro

Klipsch Reference Theater Pack 5.1 – Altavoz, negro

Sony STR-DH790

Sony Str Dh790 Receptor Av Con Bluetooth Dolby Atmos Negro

Receptor AV de 7.2 canales que entrega 145 W de salida con Dolby Atmos. Conectividad HDMI con 4 entradas y 1 salida, transferencia 4K/60p y compatibilidad con HDCP 2.2 y HDR, un receptor solvente al que podrás conectar el resto de elementos para manejar tu sistema de cine en casa.


Sony STR-DH790 - Receptor AV con Bluetooth, Dolby Atmos, Negro

Sony STR-DH790 – Receptor AV con Bluetooth, Dolby Atmos, Negro

Receptor AV Marantz SR 8012

Marantz

El Marantz SR 8012 (3.299 euros) es de lo más premium para quienes busquen la configuración más potente y ambiciosa: de 11.2 canales con 205W por canal, una versátil conectividad inalámbrica como a través de sus puertos: con Bluetooth, WLAN y HEOS, ocho HDMI Entrada y tres HDMI salida (entre otros) para disfrutar del cine en 4K con los estándares HDR, HLG y Dolby Vision.


Marantz SR8012/N1B - Receptor AV, Color Negro

Marantz SR8012/N1B – Receptor AV, Color Negro

Extra: el aislamiento

Soni

Hablar de configuraciones acústicas ambiciosas para emular la sensación de estar en el cine sin mencionar el aislamiento puede llevarnos a una tragedia. Y es que gran parte de la calidad de sonido que vamos a obtener está condicionada por las características acústicas de la sala.

O lo que es lo mismo, podría suceder que invirtieses 5.000 euros en un equipo de cine en casa y que la sala tuviera unas características acústicas funestas que empañaran la experiencia. Por ejemplo, una sala pequeña con una de las paredes cubierta por un enorme ventanal. Porque el cristal vibra con el sonido proporcionando un efecto negativo en el sonido.

Lo ideal es cuidar la instalación acústica de la habitación, algo que puedes hacer instalando paneles acústicos, aunque es una solución específica de alto coste.

Otras opciones fáciles y asequibles para mejorar la acústica de tu salón pueden ser cubrir las superficies de cristal con telas gruesas para absorber parte de la energía de las ondas que lleguen a ellas, un efecto similar al que lograremos colocando una alfombra en el suelo. En ambos casos además lograremos un efecto de retardo para que nuestro cerebro discrimine mejor el contenido musical.

También es una buena idea colocar estanterías, lo que absorbe parte de la energía equilibrando las ondas reflejadas al mismo tiempo que aisla la estancia del exterior. Si nuestro particular cine es pequeño, una estantería absorberá parte de las ondas secundarias, que pueden empobrecer la calidad de sonido.

Y algo tan sencillo como una planta puede servirnos para reflejar el sonido en múltiples dimensiones emulando el comportamiento de los paneles difusores, de modo que juguemos con el efecto de las ondas directas y reflejadas.

Pequeños apuntes sobre fuentes y calidad

Aunque hace unos años el espectro de las fuentes era muy amplio, hoy en día la oferta práctica se resume en apostar en un Blu-Ray 4K para quienes apuesten por el formato físico o por un set top box o un ordenador para los contenidos procedentes de servicios bajo demanda.

Al margen de la oferta de contenidos y el precio, si atendemos a los servicios de streaming y buscamos la mayor calidad, recientemente realizamos una comparativa para conocer cuál de ellos ofrece mayor calidad de imagen, una característica esencial si vamos a apostar por un equipo de cine en casa de calidad y queremos exprimirlo al máximo. Estos fueron los resultados:

PLATAFORMA

BITRATE 4K

BITRATE 1080p

BITRATE 720p

Apple TV+

26 Mbps

8,84 Mbps

2,56 Mbps

Disney+

16,59 Mbps

7,42 Mbps

4,42 Mbps

Netflix

16,64 Mbps

6,44 Mbps

3,06 Mbps

Prime Video

10,02 Mbps

5,12 Mbps

3,18 Mbps

HBO

N.D

3,75 Mbps

2,55 Mbps

Filmin

N.D

4,13 Mbps

2,57 Mbps

FlixOlé

N.D

6,66 Mbps

2,68 Mbps

Atresplayer Premium

N.D

3,68 Mbps

2,4 Mbps

RTVE Alacarta

N.D

N.D

3,9 Mbps

Sky

N.D

N.D

3,26 Mbps

FuboTV

N.D

N.D

3,2 Mbps

Los 4K son la resolución deseada de un sistema de cine en casa y aquí el máximo dominador es el recién llegado Apple TV+ superando por casi 10 Mbps a sus inmediatos competidores: Disney+ y Netflix.

Además, este trío de servicios junto a Prime Video ofrecen su contenido original en HDR Dolby Vision, un estándar ambicioso que destaca por la espectacularidad de su entrega de colores, algo que podremos aprovechar si nuestro sistema de cine en casa lo permite.

Puedes estar al día y en cada momento informado de las principales ofertas y novedades de Xataka Selección en nuestro canal de Telegram o en nuestros perfiles de Twitter, Facebook y la revista Flipboard.

Nota: algunos de los enlaces aquí publicados son de afiliados. A pesar de ello, ninguno de los artículos mencionados han sido propuestos ni por las marcas ni por las tiendas, siendo su introducción una decisión única del equipo de editores.