Los organismos grandes más antiguos que se conocen, los llamados Ediacara biota -que vivieron hace 575 millones de años-, se alimentaban de bacterias y algas halladas en el fondo de océano, según indica un estudio publicado este martes por la Universidad Nacional Australiana.

Para el estudio, publicado en Current Biology, los científicos analizaron fósiles que contenían moléculas de productos químicos naturales hallados en plantas y que en su momento formaron parte de la última comida de estos animales.

A través de este análisis molecular, hallaron que Ediacara biota tenía boca e intestinos y que digería la comida de la misma forma que lo hacen los animales modernos. 

Ediacara biota, que tenía una forma similar a la de una babosa, era probablemente uno de los ejemplares más avanzados del género de los Ediacaranos. 

Así, ejemplares de otras especies como por ejemplo Dickinsonia, que llegaban a medir 1,4 metros de longitud y tenían un cuerpo formado por una estructura similar a las costillas, no tenían ojos, boca ni intestinos y absorbían la comida a través del cuerpo.

Los organismos ediacáricos, también conocidos como biota del periodo Ediacárico, son antiguas formas de vida sésiles con forma tubular y de hoja que habitaron la Tierra durante el periodo Ediacárico (tercer y último período geológico de la era Neoproterozoica). La biota de este periodo son, hasta el momento, los restos más antiguos pertenecientes al reino animal. Esta fauna consistía en organismos pluricelulares con características morfológicas y fisiológicas distintas a los posteriores y parecidas a gusanos segmentados, frondas o discos.