Un nuevo método de la Universidad de Sevilla ha conseguido por primera vez detectar el compuesto del ibuprofeno en los mejillones. Varios expertos de la US han puesto en marcha este procedimiento analítico que permite además conocer los niveles de contaminación de las aguas por culpa de este medicamento.

Esteban Alonso, miembro del equipo investigador de la Universidad, ha explicado a 20minutos que esta investigación permitirá poner en evidencia la presencia de este fármaco como forma de contaminación. Así, ha recalcado que «los resultados obtenidos podrían derivar en medidas preventivas —tratamientos de aguas— o correctivas —control analítico rutinario— para una mejor preservación del medioambiente y de la salud».

La presencia de este fármaco en animales marinos no solo contamina las aguas y les genera estrés, sino que también constituye una vía de entrada a la cadena alimentaria humana, ya que son ampliamente consumidos.

En cualquier caso, Alonso señala que consumir estos mejillones no  supone riesgos para la salud humana. Por este motivo, pide no generar alarma, pero sí «una vigilancia de la presencia de estos y otros compuestos que contaminan las aguas y se pueden acumular en organismos acuáticos que destinamos al consumo humano».

El Catedrático de la Universidad de Sevilla ha hecho hincapié en que existen diversas vías por las que llega el ibuprofeno al mar, pero «la más común es a través de la excreta humana, ya que ingerimos el principio activo, lo metabolizamos y lo excretamos sin que se produzca su completa eliminación». Así, Alonso señala que no se puede hablar de que estos resultados sean recurrentes en todas las muestras analizadas y tampoco se ha realizado una monitorización masiva.

Método de extracción del ibuprofeno

El método desarrollado por estos investigadores se basa en una extracción con ultrasonidos, una limpieza con extracción en fase sólida dispersiva y una determinación con separación de componentes mediante cromatografía líquida con detector de espectrometría de masas, que es el que permite conocer si hay o no ibuprofeno en el bivalbo.

En este marco, su identificación en bivalvos marinos es de especial interés al ser filtradores que pueden acumular contaminantes presentes en los medios acuáticos, que los convierte en indicadores útiles de la contaminación del agua.

Más allá de la detección de ibuprofeno, los científicos consideran que este método puede constituir una herramienta útil para obtener información sobre la contaminación del agua mediante el uso de mejillones como bioindicadores. Y así evaluar los efectos de dichos compuestos en mejillones mediante experimentos de exposición controlada, así como para controles de inocuidad de los alimentos.