La futura estación espacial Gateway será uno de los elementos cruciales de las futuras misiones a la Luna —con el programa Artemis— e incluso de las que tengan como objetivo Marte, y la NASA acaba de publicar un interesante vídeo en el que se muestra el funcionamiento de su diseño modular.

Esta plataforma será algo distinta a la Estación Espacial Internacional, y al contrario que esta no tendrá presencia humana de forma constante: los módulos se irán acoplando y desacoplando según las necesidades, y los astronautas la irán ocupando tan solo ocasionalmente.

Modularidad al poder

En el vídeo se puede ver cómo el enfoque de la ISS y de Gateway es similar: la modularidad es una de las claves, y la capacidad de poder ensamblar esos módulos con maquinaria o astronautas es pilar fundamental de su funcionamiento.

Esta estación espacial lunar iniciará su andadura con un módulo de propulsión que será proporcionado por Maxar Technologies. A continuación llegará otro de habitabilidad y logística creado por Northtrop Grumman, y más adelante se acoplará el módulo I-Hab de la ESA en el que se instalará la primera tripulación que use esta estación espacial.

En el vídeo se puede ver cómo los módulos se van acoplando y desacoplando para simular la secuencia de misiones que harán que la estación espacial vaya completando su propio ciclo de vida. Entre los hitos mostrados estará el acoplamiento del brazo robótico Canadarm 3 desarrollado por la Agencia Espacial de Canadá (CSA).

Gateway iba a ser parte fundamental del programa de la NASA para volver a llevar al hombre a la Luna, pero la agencia indicó en 2020 que aunque la estación espacial seguiría su desarrollo, no estaría incluida en el «camino crítico» que tiene como objetivo hacer llegar una misión tripulada al satélite en 2025