El pasado viernes la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, dijo en la presentación del Anteproyecto de Ley de Empleo que la característica principal del conocido como ‘Infojobs estatal’ sería que “deja de estar pensado para los desempleados y pasa a estar pensado para la sociedad en su conjunto: trabajadores, personas y empresas”.

Una declaración institucional que, como tantas otras, sonaba mucho a humo, pero que, en realidad, sí que tiene una plasmación concreta en el borrador de la nueva norma y que hará que esta nueva plataforma pase de ser un organismo pensado para desempleados, como lo es el actual Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), a una especie de agencia de recursos humanos completa gestionada por el Estado.

Y es que, según adelanta El Economista, el artículo 50 del anteproyecto recoge que la nueva Agencia Española de Empleo -nueva denominación que recibirá el SEPE- no sólo tendrá la misión de poner en contacto ofertas de trabajo con personas desempleadas, sino que se encargará de la selección del candidato idóneo para un puesto, sin necesidad de que los contactados para éste sean demandantes de empleo en ese momento.

Por lo tanto, este ‘Infojobs estatal’ funcionará más como una agencia completa de recursos humanos, que no sólo busca trabajo a desempleados, sino que trata de encontrar al candidato ideal para el puesto, independientemente de si está ya ocupado o no.

Adiós al actual SEPE

Esta variación con respecto al actual SEPE tiene varios fines. Uno de ellos es incentivar a las empresas a usar esta nueva agencia de empleo estatal, ya que funcionará como un intermediario que les proporcionará una selección de candidatos más amplia que la actual de entre todos los idóneos. Por otra, mejorar el grado de satisfacción de los ciudadanos con sus trabajos tratando de encontrar un puesto que se adecúe mejor a sus capacidades profesionales y preferencias.

“Los objetivos de la norma son promover y desarrollar la planificación, coordinación y ejecución de políticas de empleo -con las distintas comunidades autónomas- y ofrecer nuevas herramientas a las personas trabajadores, desempleadas y ocupadas, y a las empresas, para mejorar la calidad del empleo, la orientación y el acompañamiento”, explican desde el Gobierno.

Para conseguir que esto funcione la nueva Agencia Española de Empleo recabará una gran cantidad de datos sobre el mercado laboral que usará, además de para este fin, para otros diversos, como mejorar los programas formativos o la orientación laboral a los desempleados. Y también utilizará herramientas de inteligencia artificial para cruzar la información y un equipo ampliado de orientadores y profesionales de los recursos humanos, como ya contamos en Xataka.