La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles, ACEA por sus siglas en inglés, ha hecho público un nuevo análisis sobre el estado de la infraestructura de recarga en Europa. En él, hay un dato realmente alarmante: sólo dos países suman el 48,8% del total de los cargadores disponibles en Europa.


El análisis. Cada cierto tiempo, ACEA pone el foco en los puntos de recarga que los coches eléctricos tienen disponibles en Europa. En su último informe, recogen que en Europa hay disponibles 307.000 puntos de recarga, con un incremento del 180% en la instalación de los mismos durante los últimos cinco años.

Según sus propios cálculos, si se quiere cumplir con los límites de CO2 establecidos en 2030 (se quiere que la automoción reduzca un 55% sus emisiones contaminantes), será necesario que Europa cuente con 6,8 millones de puntos de recarga. Para cumplir con estos objetivos, Europa necesitaría instalar cada año casi 865.000 estaciones para la recarga de electricidad en los próximos siete años y medio.

Mapa Cargadores Jpg

La mitad, en dos países. Países Bajos y Alemania concentran el 48,8% del total de cargadores disponibles en Europa. Con 90.284 puntos de carga, Países Bajos es el país de Europa con mayor número de lugares donde llenar las baterías de un coche eléctrico. Es el 29,4% del total de los disponibles en Europa. Alemania aglutina el 19,4% de los mismos con un total de 59.410 puntos de carga.

En ambos casos, por superficie total del país, tanto a Países Bajos como Alemania están muy por encima de la proporción total que en estos momentos les debería corresponder. Alemania tiene una extensión que representa el 8,9% de la superficie total de la Unión Europea. Países Bajos se queda en el 0,8%.

Muy por detrás. De hecho, Países Bajos y Alemania son los países que cuentan con más peso en el número de cargadores respecto a la superficie que su país tiene en Europa. Por superficie, Francia (13,7% de superficie) debería ser la que más porcentaje de cargadores disponibles sumara, aunque su 12,1% de todas las estaciones de carga disponibles en Europa lo deja muy cerca.

España debería ser el segundo país que más peso tuviera en el número de cargadores disponible en toda Europa. Sin embargo, es el octavo. Representamos el 12,5% del total de la superficie europea y apenas concentramos el 3,5% de las estaciones de recarga disponibles en el continente.

Van cumpliendo. Además de Países Bajos y Alemania, sólo cuatro países más tienen una proporción mayor de cargadores disponibles que porcentaje de superficie se extienden en Europa. Bélgica y Austria tienen mayor peso que España en la red de recarga disponible, pese a que la suma de sus superficies apenas es del 2,9% de toda Europa.

Dinamarca, con el 1,9% de todos los cargadores disponibles en el continente pese a extenderse apenas un 1% en Europa, es otro de los países más avanzados. Italia, el más equilibrado, cuenta con el 7,7% de cargadores mientras que su extensión es del 7,4% del suelo europeo.

Básico. La falta de una infraestructura de recarga para extender el uso del coche eléctrico es un pilar tan importante, o más, para su venta como las ayudas a la compra. No es casualidad que Alemania, Francia, Italia y Austria sean los países donde más coches eléctricos se compran.

De hecho, proporcionalmente, sólo en Italia se dan ayudas superiores a España para hacerse con estos vehículos eléctricos. En 2021, en Alemania se vendieron 356.425 coches eléctricos y el límite máximo de precio de un coche para recibir una ayuda era de 40.000 euros, el 59% del salario medio alemán.

En España se dan ayudas a coches de hasta 45.000 euros con el Plan Moves III. Los 38.000 euros que el comprador tiene que poner de su bolsillo en el mejor de los casos representa un 141% del salario medio. Es decir, la cuantía de la ayuda en el caso germano es mucho más pequeña. Lo mismo sucede en Francia y en Austria.