El 25 de octubre de 1944 se libró, en aguas del Mar de Filipinas, uno de los combates navales más importantes de la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico, la batalla de Sámar. En ella, una pequeña flota de destructores estadounidenses rechazó el ataque de un contingente japonés mucho más poderoso. A costa, eso sí, de que se fuesen a pique varios de los barcos norteamericanos y de casi 1.600 bajas. Ahora, un grupo de exploradores acaba de encontrar uno de esos buques hundidos a la mayor profundidad jamás registrada para un naufragio hasta la fecha, 6.985 metros, según informa Asociated Press.

El hallazgo. El destructor de escolta hundido, el USS Samuel B. Roberts, fue descubierto por Victor Vescovo, famoso explorador submarino estadounidense que se dedica a rastrear el fondo marino con su empresa Caladan Oceanic Expeditions y que, entre otras cosas, es el ser humano que se ha sumergido a mayor profundidad hasta la fecha: en 2019 descendió casi 11 kilómetros en la fosa de las Marianas en el Océano Pacífico, según la BBC.

Vescovo y su empresa llevan un tiempo explorando el Mar de Filipinas en busca de barcos hundidos durante la Segunda Guerra Mundial. De hecho, el naufragio más profundo hasta el que nos ocupa fue también descubierto por el explorador estadounidense en la misma zona: el destructor USS Johnston, que se sitúa a unos 6.500 metros de profundidad.

¿Cómo? Hallar el barco no ha sido tarea sencilla, según los exploradores, dado que los datos sobre el lugar del naufragio no eran precisos. Para encontrar el destructor de escolta hundido, Caladan Oceanic usó un sonar de barrido lateral de última generación instalado en un submarino, con el rastrearon las profundidades del Mar de Filipinas hasta dar con el buque militar.

La tarea fue particularmente complicada porque la inmensa mayoría de los lechos marinos tienen menos de 6.000 metros de profundidad. De acuerdo con la BBC, sólo el 2% de las profundidades oceánicas están por encima de esa cifra, por lo que hubo que usar equipos y métodos especiales para dar con el USS Samuel B. Roberts.

El USS Samuel B. Roberts. Conocido popularmente como ‘Sammy B’, el USS Samuel B. Roberts fue un destructor de escolta que participó en la ya mencionada batalla de Sámar, un enfrentamiento bélico en el que los Estados Unidos infringió una dura derrota a la armada japonesa, superior en número y potencia de fuego. Los barcos nipones atacaron a los norteamericanos durante tres horas sin conseguir romper su defensa, y finalmente se retiraron tras sufrir importantes pérdidas.

Según Asociated Press, ‘Sammy B’ tuvo un destacado papel en la batalla al inutilizar un crucero pesado japonés con un torpedo y dañar significativamente otro. Tras casi agotar su munición y recibir un duro castigo (los múltiples impactos de artillería se pueden apreciar en su casco en las imágenes obtenidas por Caladan Oceanic) fue golpeado por el acorazado nipón Kongo y se hundió. De su tripulación, compuesta por 224 hombres, murieron 89 marinos.

Imagen | Caladan Oceanic