Una escultura de 10 metros de altura, en cuyo centro dominan unas enormes y lozanas nalgas masculinas, se ha convertido en el inevitable cartel promocional de la nueva edición del premio Turner, consagrado desde hace más de tres décadas a las nuevas propuestas del arte contemporáneo. La autora de esa pieza colosal en dimensiones, Anthea Hamilton, figura entre los cuatro finalistas al prestigioso galardón junto a los eclécticos escultores Michael Dean y Helen Marten, y la fotógrafa Josephine Pryde, cuyas obras se resisten a enmarcarse en los corsés de una determinada disciplina.

Seguir leyendo.

Leer más

Fuente: El País – Cultura