El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió ante la ONU que se obligue a China a «rendir cuentas» por «infectar al mundo» con el covid-19, y aseguró que la Organización Mundial de la Salud (OMS) está «prácticamente controlada» por el Gobierno chino.

«Las Naciones Unidas deben hacer que China rinda cuentas por sus actos»
relacionados con la pandemia, dijo Trump en su cuarto discurso ante la Asamblea General de la ONU, enviado en vídeo.

(Le puede interesar: Covid-19 y pelea EE. UU. con China, claves en la Asamblea de la ONU)

«En los primeros días del virus, China prohibió los viajes a nivel doméstico mientras permitía que los vuelos abandonaran China e infectaran al mundo«, denunció el mandatario.

Trump subrayó que el «Gobierno chino, y la Organización Mundial de la Salud, que está prácticamente controlada por China, declararon falsamente que no había pruebas de transmisión entre humanos» del coronavirus, y que luego «dijeron, falsamente, que la gente sin síntomas no contagiaría la enfermedad».

Donald Trump en Kenosha

Donald Trump, presidente de Estados Unidos.

Trump describió el combate contra la pandemia como «una gran lucha global» de proporciones similares a la que llevó a la creación de la ONU hace 75 años, y volvió a describir la enfermedad como «el virus de China», a pesar de las acusaciones de racismo por el uso de ese término.

(Lea aquí: Trump cree en una vacuna para octubre y contradice a experto en salud)

«(En Estados Unidos) Lanzamos la movilización más agresiva desde la Segunda Guerra Mundial», insistió el mandatario. «Distribuiremos una vacuna, derrotaremos al virus, acabaremos con la pandemia y entraremos en una nueva era de prosperidad, cooperación y paz sin precedentes», prometió.

Trump también arremetió contra China en el plano medioambiental, al afirmar que «las emisiones de carbono» del gigante asiático son «casi el doble que las de Estados Unidos, y están creciendo rápidamente».

«Quienes atacan el excepcional historial medioambiental de Estados Unidos mientras ignoran la polución rampante de China no están interesados en el medioambiente», dijo el presidente que ha iniciado el proceso para retirar a su país del Acuerdo de París sobre el clima.

Trump también defendió la política de la ONU hacia Cuba, Venezuela y Nicaragua; además de las «históricas alianzas» que alcanzó con México, Guatemala, Honduras y El Salvador para contener la inmigración.

(Además: Trump promete vacunas para todos los estadounidenses en abril)

Llegamos a históricas alianzas con México, Guatemala, Honduras y El Salvador para detener el tráfico de personas

«Llegamos a históricas alianzas con México, Guatemala, Honduras y El Salvador para detener el tráfico de personas. Y estamos defendiendo al pueblo de Cuba, Nicaragua y Venezuela en su justificada lucha por la libertad».

El coronavirus como protagonista

El secretario general de la ONU, António Guterres, aseguró que el mundo se enfrenta a un momento histórico por la pandemia del coronavirus y urgió a los líderes internacionales a guiarse por la ciencia y a dejar de lado el populismo y el nacionalismo.

(Lea también: 75 años de la ONU: ¿qué se ha dicho durante la cumbre?)

«El populismo y el nacionalismo fracasaron. Usados como enfoques para contener el virus, muchas veces han llevado a un empeoramiento palpable», dijo Guterres en su discurso de apertura de la Asamblea General de Naciones Unidas.

El jefe de la organización subrayó que los Gobiernos deben unirse, actuar con más solidaridad y tener humildad para admitir que «un virus microscópico ha puesto de rodillas al mundo».

Es hora de admitir una sencilla verdad: la solidaridad es en interés propio

«En un mundo interconectado, es hora de admitir una sencilla verdad: la solidaridad es en interés propio. Si no logramos entender eso, todo el mundo saldrá perdiendo«, insistió.

Guterres reiteró la idea de que esta generación se enfrenta ahora a su 1945, en referencia al año clave del siglo XX en el que terminó la II Guerra Mundial y se estableció el orden internacional que ha regido el mundo desde entonces.

(Lea aquí: ¿Qué se puede esperar de la Asamblea General de la ONU?)

«Esta pandemia es una crisis como ninguna otra que hayamos visto, pero también es el tipo de crisis que vamos a ver en distintas formas una y otra vez. El covid-19 no es sólo una llamada de atención, es un ensayo general para el mundo de desafíos que está por venir», apuntó.

¿Qué hay de la vacuna?

Guterres señaló también que la ONU está trabajando para que los tratamientos para la enfermedad sean un «bien público global» y para que haya una «vacuna popular» que esté a disposición de todos.

Así, criticó que «algunos países» estén cerrando acuerdos para vacunas exclusivamente para sus poblaciones. «Este vacunacionalismo (un término que usó en inglés) no es solo injusto, sino que es contraproducente. Ninguno de nosotros estará seguro hasta que todos estemos seguros«, señaló.

(Le puede interesar: El 70 % de la población mundial podría contagiarse con coronavirus)

ONU GUTERRES

Antonio Guterres, secretario General de las Naciones Unidas.

También insistió a los gobernantes en la necesidad de guiarse por la ciencia y de aferrarse a la realidad, al tiempo que alertó de la generalización de la desinformación en internet.

Putin defiende la Spútnik V

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, sacó pecho por el rápido desarrollo en su país de una vacuna contra el coronavirus y se la ofreció de forma gratuita a la organización para que proteja a todos sus empleados.

En su mensaje en video a la Asamblea General, Putin apuntó que su Gobierno está listo para ofrecer a Naciones Unidas toda la asistencia necesaria, lo que incluye vacunación gratis para todo el personal que lo desee. También dijo que su país está abierto a suministrar a otras naciones la denominada «Spútnik V», que según destacó se ha demostrado «segura» y «efectiva».

Putin insistió en que los ciudadanos de todo el mundo deberían tener acceso gratuito a una vacuna contra el covid-19 y subrayó también la voluntad del Kremlin de trabajar con otros Gobiernos para compartir métodos de diagnóstico y de tratamiento de la enfermedad.

Además, en contraste con Estados Unidos, defendió que la Organización Mundial de la Salud (OMS) debe tener un papel central a la hora de coordinar la respuesta y dijo que Rusia está trabajando para reforzar la capacidad de la entidad con sede en Ginebra.

Por otra parte, Putin advirtió de los efectos económicos a largo plazo que va a tener la actual crisis y defendió la necesidad de que toda la comunidad internacional trabaje junta para impulsar el crecimiento.

En ese contexto, subrayó la importancia de eliminar barreras, restricciones y, sobre todo, «sanciones ilegítimas» en el comercio internacional.

En el ámbito geopolítico y militar, el líder ruso aseguró que quiere cooperar con Estados Unidos para extender el tratado de reducción de armas estratégicas y confió en que haya «moderación» a la hora de desplegar nuevos sistemas de misiles.

Vladímir Putin

Vladimir Putin, presidente de Rusia.

También reiteró su interés en un tratado vinculante para prohibir las armas en el espacio exterior y apostó por más cooperación en materia de ciberseguridad.

Coincidiendo con el 75 aniversario de Naciones Unidas, Putin defendió la labor de la organización y, aunque reconoció que es necesario adaptarla a la realidad del siglo XXI, dejó claro que su país se opone a grandes cambios en el Consejo de Seguridad, donde es uno de los cinco miembros permanentes y goza de poder de veto.

Según dijo, para que el Consejo siga siendo el «pilar de la gobernanza global» es fundamental que esos cinco países, potencias nucleares y vencedores de la II Guerra Mundial, conserven el privilegio del veto.

¿Cuál es el plan contra el virus y sus efectos?

Guterres reclamó además más apoyo financiero a los países en vías de desarrollo para evitar que la pandemia suponga su ruina, un aumento de la pobreza y crisis de deuda y aseguró que la recuperación debe ser una oportunidad para establecer un nuevo «contrato social».

Este, defendió, debe reimaginar una economía más verde -con medidas drásticas para combatir la crisis climática- y sociedades más inclusivas y con más protección social.

(Lea aquí: Las restricciones que impusieron en Europa por segunda ola de covid-19)

Además, llamó a poner especial atención en el impacto de la crisis en las mujeres y niñas, pues a menos que se actúe ahora, la igualdad de género puede retroceder varias décadas, según dijo Guterres, que denunció el aumento de la violencia machista durante la pandemia: «hay una guerra oculta contra las mujeres»”, advirtió.

Ese «nuevo contrato social» debe ir acompañado de «un nuevo acuerdo mundial» que cree un sistema de gobernanza internacional más justo y efectivo. Según insistió, ahora que la ONU cumple 75 años, la crisis muestra que hace falta más colaboración internacional y no que los países se retiren a la esfera nacional.

El diplomático portugués repitió además su llamamiento a un alto el fuego global, una iniciativa que lanzó el pasado marzo con motivo de la pandemia y que ha dado resultado en algunos conflictos, pero ha sido ignorada en otros.

Hago un llamamiento a un esfuerzo internacional redoblado

«Hago un llamamiento a un esfuerzo internacional redoblado, liderado por el Consejo de Seguridad, para lograr un alto el fuego mundial antes de fin de año. Tenemos cien días. El tiempo apremia«, insistió en un discurso en el que utilizó el inglés, el francés y el español.

(Le puede interesar: El retrato de la delicada situación que vive Madrid)

Al mismo tiempo, como hace un año, volvió a advertir del riesgo de «una nueva Guerra Fría», pues el mundo está avanzando en una «dirección muy peligrosa».

Según Guterres, no debe permitirse que las dos mayores economías, Estados Unidos y China, dividan el mundo en dos, con sus respectivas esferas con sus propias normas de comercio y financieras, su propia internet y sus propias capacidades de inteligencia artificial.

«Una brecha tecnológica y económica plantea el riesgo de convertirse inevitablemente en una brecha geoestratégica y militar. Debemos evitar esto a toda costa», subrayó.

(Además: La ONU vincula al régimen de Maduro con crímenes de lesa humanidad)

¿Qué dijo Bolsonaro?

El presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, aseguró que Brasil «es víctima de una de las más brutales campañas de desinformación sobre la Amazonía y el Pantanal» y culpó a los indígenas de los incendios que devastan parte de la selva y la sabana.

Bolsonaro con covid-19

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.

«Los incendios tienen lugar prácticamente en los mismos lugares, en la parte este de la selva donde agricultores locales e indígenas queman sus pequeños cultivos para sobrevivir, en áreas ya desmatadas«, dijo Bolsonaro en un discurso virtual pregrabado a raíz de la pandemia de coronavirus.

«Brasil se destaca como el mayor productor mundial de alimentos. Y por eso hay tanto interés en propagar desinformaciones sobre nuestro medio ambiente«, añadió.

(Además: Una segunda ola de contagios en China será ‘inevitable’, según experto)

AFP Y EFE