El Senado de México aprobó este jueves una reforma constitucional que elimina la inmunidad que impide que el presidente en funciones sea enjuiciado por acciones realizadas durante su gobierno, pero la iniciativa aún debe recibir la aprobación de la mayoría de los congresos estatales.

(Lea también: General Cienfuegos, una papa muy caliente para López Obrador)

La reforma, lanzada por el presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador, recibió 89 votos a favor y 23 en contra en la Cámara Alta, completando el proceso legislativo federal, luego de que la Cámara de Diputados aprobó en septiembre la iniciativa.

«Se aprueba el dictamen de reforma constitucional en materia de fuero presidencial», dijo el Senado en su cuenta de Twitter.

(Además: México supera la barrera de las 100.000 muertes por covid-19)

El marco actual en vigor establece que el presidente en funciones, mientras dure su gobierno, sólo puede ser enjuiciado por traición a la patria o delitos graves del orden común.

Las dos cámaras del Congreso están dominadas por el partido oficialista Morena, que con el voto de sus aliados y tras negociaciones logró reunir los votos de al menos dos tercios de legisladores presentes para aprobar la reforma constitucional.

Con la reforma a dos artículos de la Constitución, un presidente en funciones podría ser llevado a juicio ante la justicia por cualquier delito, como corrupción, luego de un juicio político en el Senado.

Al ser una reforma constitucional, la iniciativa ahora será enviada a los congresos de los 32 estados que conforman la federación, donde requiere el voto a favor de al menos 17 de ellos.

La propuesta de eliminar el fuero del jefe de Estado fue lanzada por López Obrador como una forma de combatir la corrupción y la impunidad, dos de las promesas principales de su gobierno.

Amlo

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador

Cuando estaba en la oposición, López Obrador acusó a presidentes de corrupción pero el marco legal impide presentar acusaciones formales.

El político izquierdista ha promovido también una consulta popular, a realizarse en 2021, para determinar si se inicia un eventual judicial contra cinco expresidentes por decisiones políticas durante sus gobiernos.

Esta consulta no es necesaria pues el marco legal permitiría presentar cargos a los exmandatarios, pero López Obrador ha dicho que su gobierno sólo emprenderá acciones legales si tiene el consentimiento de los ciudadanos.

El gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) fue señalado por investigaciones periodísticas de desviar recursos públicos para campañas de su partido, el Revolucionario Institucional (PRI).

Terminado el gobierno de Peña Nieto se emprendieron acciones legales en el marco de las cuales fue detenida en 2019 Rosario Robles, quien encabezó dos carteras en su gabinete.

(Le puede interesar: El Senado de México aprueba ley para regular la marihuana recreativa)

El fuero presidencial ha sido uno de los temas más polémicos en la política mexicana. En la historia reciente, sólo un presidente, Luis Echeverría (1970-1976) ha sido llevado a juicio acusado de delitos de lesa humanidad cometidos en dos masacres de estudiantes perpetradas en 1968 y 1971 por militares y agentes del Estado. En 2009 la justicia exoneró a Echeverría, actualmente de 98 años, al considerar que no había pruebas que demostraran su responsabilidad.

AFP

Lea también…

– Embajadora de la Unión Europea en Colombia habla de temas claves
 ‘Me llevé muy bien con el presidente Juan Manuel Santos’: Barack Obama
Inglaterra saldrá del confinamiento pero mantendrá algunas medidas