Investigadores de la Escuela Médica de Harvard y de la Universidad de Carolina del Norte indagaron, en un primer momento, si nueve monos que padecían coronavirus, 35 días después, habían desarrollado inmunidad a la enfermedad.

Los resultados, publicados en la revista ‘Science’, arrojaron que todos los monos tenían pocos o ningún síntoma. Además, dieron señales de inmunidad ante una segunda infección, que fue administrada en una dosis igual a la primera que se les dio.

(Le puede interesar: ¿Cómo va el desarrollo de la vacuna contra el virus en Oxford?). 

Después de unos días, los monos mostraron recuperación y se hallaron en ellos anticuerpos contra el coronavirus, lo que impidió que el virus ingresara a las células y se reprodujera de nuevo.

A pesar de que los resultados son esperanzadores, el estudio revela que se necesita de mayor investigación para determinar la durabilidad de la inmunidad que mostraron los animales. Además, para comprobar si efectivamente protege a los humanos.

En otro estudio, dirigido por el doctor Dan Barocuh, virólogo del Centro Médico de Diáconos Beth Israel en Boston, se examinaron 35 monos y se testearon seis prototipos de vacunas diferentes. Los científicos dejaron que los monos desarrollaran una respuesta inmune durante tres semanas. Después de ello, les rociaron el virus en sus narices.

Los resultados de esta investigación mostraron que ocho de los animales vacunados resultaron totalmente protegidos a la enfermedad. Los demás tuvieron problemas para eliminar el virus de sus pulmones y narices, aunque los niveles de infección fueron muchos más bajos comparados con los monos que no recibieron vacuna.

Según Barouch, las vacunas que dieron a los monos una protección más fuerte produjeron más anticuerpos neutralizantes.

De acuerdo con el estudio, la inmunidad encontrada en los monos no implica que en los humanos suceda de la misma manera.

(Le puede interesar: Nuevo método permite diseñar vacunas con proteínas artificiales). 

Estos hallazgos van tras la búsqueda de una vacuna que pueda combatir el coronavirus. En esta ocasión, la investigación fue apoyada por la compañía Johnson & Johnson, que está buscando una solución para frenar la propagación.

«No es perfecto, pero ciertamente ves protección«, analizó los trabajos, para ‘The New York Times’, Florian Krammer, virólogo de la Escuela de Medicina Icahn, en Nueva York. 

Actualmente, las vacunas que se están desarrollando buscan que el sistema inmune produzca anticuerpos que destruyan el virus una vez la persona lo contraiga

(Le puede interesar: Investigadores del mundo buscan una vacuna para el nuevo coronavirus).

En China, por ejemplo, se anunció recientemente una vacuna con resultados positivos en humanos que genera inmunidad al virus. Así lo informó el Instituto de Biotecnología de Pekín. 

A su vez, el desarrollo de las investigaciones dirigidas por la Universidad de Oxford ya empezó su segunda fase de ensayo de una vacuna en humanos. De la respuesta inmunológica de las personas testeadas dependerá el éxito de la vacuna. 

Tendencias EL TIEMPO