INTERNACIONAL

Actualizado

El presidente de EEUU desprecia la primera jornada de su última gran cita internacional con los 20 países más poderosos del planeta

Aplausos de seguidores de Trump a la caravana en la que el presidente...

Aplausos de seguidores de Trump a la caravana en la que el presidente de EEUU ha llegado a su club de golf este sábado en plena cumbre del G20
ANDREW CABALLERO-REYNOLDS AFP

El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, ha mostrado enorme desprecio a la cumbre del G20 en la primera jornada dedicada a luchar contra la pandemia y la crisis económica. Pese a que la presidencia saudí de la reunión acomodó el horario a, entre otros, el estadounidense, Trump no ha permanecido mucho tiempo en la cumbre, que se ha celebrado de forma telemática, y se ha ido a jugar al golf.

Según distintas cadenas y agencias, Trump ha sido visto llegando a su club de golf en Virginia en un momento en que continuaban los debates entre los líderes mundiales en el G20. Ya al inicio de la reunión, el estadounidense ha roto cualquier norma diplomática, porque, aunque ha sido visto participando conectado desde la Casa Blanca, ha aprovechado para lanzar mensajes desde su cuenta personal de twitter en el momento en que se estaba dirigiendo a los líderes el rey saudí Salmán bin Abdulaziz, que preside la cita y ejerce como anfitrión.

No eran además mensajes sobre la cumbre, sino sobre el «fraude sin precedentes» que, en su opinión, se ha producido en las elecciones presidenciales de su país y en las que se ha impuesto su rival Joe Biden. En las imágenes que ofrecía la presidencia saudí y mientras intervenía su jefe del estado en presencia del principe heredero Salman, un buen número de líderes, desde el presidente ruso Vladimir Putin al francés, Emmanuel Macron, parecían distraídos viendo papeles o hablando con colaboradores, pero Trump les ha superado siendo además activo en twitter.

Antes de acudir a su club de golf, Trump ha realizado una corta intervención ante los jefes de Estado y de Gobierno en la que fuentes citadas por France Presse, aseguran que no ha hecho comentarios de tipo internacional y se ha limitado a reivindicar su, a su juicio, buena gestión económica y frente a la pandemia en EEUU. Ha dejado su puesto al salir al secretario del Tesoro, Steve Mnuchin.

Varios asistentes a la cumbre, entre ellos la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, o el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, han reafirmado durante el debate la importancia del multilateralismo, que ha sido dañado por Trump durante su mandato en la Casa Blanca. También el primer ministro italiano, Guiseppe Conte, que presidirá el G20 en 2021.

Vacunas para todos

La necesidad de que las vacunas lleguen a toda la población, incluida la de los países más pobres, ha sido un mensaje compartido por la mayoría en el G20. «Hay que evitar un mundo a dos velocidades», ha afirmado el presidente francés, Emmanuel Macron.

«Un desafío global, que es lo que la pandemia sin duda es, sólo puede ser superado con un esfuerzo global. El G20 tiene una responsabilidad crucial en esta área», ha señalado la canciller alemana, Angela Merkel. Según el rey saudí, los miembros del G20 han inyectado ya 11 billones de dólares en sus economías y han movilizado otros 21.000 millones para apoyar los esfuerzos mundiales contra la pandemia. Según Von der Leyen, es necesario que movilicen otros 4.500 millones más para la plataforma montada por la Organización Mundial de la Salud.

Putin ha ofrecido la vacuna rusa Sputnik V y el presidente chino Xi ha asegurado que que está dispuesto a «estrechar la colaboración con otros países en la investigación, desarrollo, producción y distribución de vacunas».

El presidente argentino, Alberto Fernández, avisó del peligro de un deterioro de la pandemia en América del Sur y la necesidad urgente de distribución accesible de la vacuna en todos los países. «Vemos lo que pasa en Europa con mucha atención. Advertimos que el riesgo de la segunda ola también existe en Latinoamérica, que es muy posible que ocurra lo que está pasando en Europa, que ocurra con la llegada del otoño y por lo tanto tenemos la oportunidad de conseguir esa vacuna que inmunice a nuestra sociedad en Latinoamérica»

El Presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, dijo:»Debemos trabajar juntos más estrechamente en solidaridad para derrotar al coronavirus. Espero que los esfuerzos del G20 inspiren esperanza al mundo».

El debate permitió ver las distintas actitudes para combatir la pandemia. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pidió «confiar más en la responsabilidad de las personas, garantizar, ante toda circunstancia la libertad y abandonar la tentación de imponer medidas autoritarias como el confinamiento excesivo o el toque de queda» en claro contraste con los dirigentes europeos.

El mexicano defendió también que el esfuerzo económico se centre en la población más vulnerable y «no en convertir las deudas privadas en deuda pública».

El presidente del Banco Mundial, David Malpass, advirtió deque si no se concede una quita más permanente de la deuda a algunos países se podría producir un aumento de la pobreza y una repetición de los impagos de la década de los ochenta.

«LOS INVERSORES NO SON PERIODISTAS»

Al ser el país anfitrión, Arabia Saudí, los dirigentes europeos optaron por no poner sobre la mesa la situación de los derechos humanos en ese país y el asesinato del periodista Jamal Khashoggi. En rueda de prensa previa, el ministro de Inversiones saudí relativizó que puedan afectar las críticas sobre falta de democracia. «Los inversores no son periodistas, buscan países donde puedan confiar en un gobierno eficaz», respondió el ministro Khaled al-Faleh. No obstante, la presidencia saudí ha sorprendido a las delegaciones europeas aceptando el principio de igualdad de género en las conclusiones.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más