Hace 30 años cuatro amigos de Austin se juntaron para organizar unas jornadas musicales en la capital texana. En cuatro o cinco escenarios juntaron 150 bandas que fueron vistas por 700 personas acreditadas. Nacía el South by Southwest (SXSW). En 1994, esos cuatro amigos añadieron películas a la programación y lograron el “festival de cine boutique” que siempre habían querido, sumándole además una parte multimedia.

Seguir leyendo.

Leer más

Fuente: El País – Cultura