Una verdad cristalina, contada mediante un ensamblaje ejemplar entre texto, interpretación y dirección. Carolina África vuelve a dar donde gusta, y donde duele, a poco que aumente la presión. Vientos de levante, su tercera comedia, habla con lograda sencillez de la fugacidad de la existencia y de la luz que la amistad, el amor y el altruismo ponen mientras transitamos por ella.

Seguir leyendo.

Leer más

Fuente: El País – Cultura