París acaba de celebrar la novena edición de la muestra Different. En ella se han proyectado 15 largometrajes españoles y los espectadores han debatido después de cada uno con su director o alguno de sus actores. Pero lo importante de Different no es solo su cita anual, sino el trabajo continuado de un puñado de personas que trabaja desinteresadamente en favor de la industria hispana en Francia. El cerebro organizador es el periodista, crítico y cinéfilo José María Riba. El alma, la actriz Laura del Sol, esa jovencísima Carmen de Carlos Saura que se quedó en París hace 30 años por amor (se casó con un director y productor francés) y que hoy sigue batallando para que en Francia no solo se abra paso el cineasta Pedro Almodóvar.

Seguir leyendo.

Leer más

Fuente: El País – Cultura