Nuria Mencía (1972, Madrid) vivió toda su infancia en el Puente de Vallecas, aunque tiene un acento que lleva al Cantábrico. Esta será una de sus primaveras. Ha estrenado película con Arturo Valls, Los del túnel, recogió el Premio Ercilla por su interpretación en La respiración de Sanzol, y con ella vuelve a La Abadía. Ha cumplido las 100 funciones, algo que la hace rebullirse en la silla: «Hay meses más calvos, otros con más bolos, pero según el panorama, no me quejo». A pesar de llevar tres décadas trabajando en más de 40 series de televisión, películas y obras de teatro, incluso atreviéndose con la dirección, todavía hay quien le pregunta quién es. Pasó cuando recogió su Ercilla el pasado febrero, y podría pasar en la gala de los Premios Max, a la que irá como nominada a Mejor Actriz Protagonista por esa misma obra de Alfredo Sanzol, candidato en la categoría de Mejor Autoría Teatral.

Seguir leyendo.

Leer más

Fuente: El País – Cultura