«Estados Unidos ha vuelto», afirmó el miércoles el presidente Joe Biden en un discurso ante tropas de su país estacionadas en el Reino Unido, etapa inicial de su primera gira internacional desde que llegó a la Casa Blanca hace cinco meses.

«Vamos a dejar claro que Estados Unidos ha vuelto y que las democracias del mundo están unidas para afrontar los retos más difíciles y las cuestiones que más importan a nuestro futuro, que estamos comprometidos a liderar con fuerza, a defender nuestros valores y a cumplir con nuestra gente«, afirmó.

(Lea aquí: EE.UU. y México acuerdan atender migración con programas de desarrollo)

¿Por qué está en Europa?

El presidente Joe Biden llegó el miércoles al Reino Unido, primera etapa de su gira europea, tras conocerse que Estados Unidos donará 500 millones de vacunas Pfizer a otras naciones, en un gesto simbólico de su deseo de devolver al país a la escena internacional.

El avión presidencial Air Force One aterrizó en la base aérea británica de Mildenhall, en el este de Inglaterra.

Biden tenía previsto dirigirse por la noche a las fuerzas aéreas estadounidense allí establecidas antes de viajar a Cornualles, donde el jueves mantendrá una reunión bilateral con el primer ministro británico, Boris Johnson.

Acompañado por la primera dama, Jill Biden, el mandatario demócrata asistirá del viernes al domingo a la cumbre del G7 en el suroeste de Inglaterra, donde el cambio climático y la pandemia de covid-19 serán algunas de las prioridades.

Según informaron este miércoles el New York Times y el Washington Post, el mandatario debe anunciar allí que Estados Unidos va a comprar 500 millones de dosis de la vacuna contra el covid-19 de Pfizer/BioNTech para entregarlas a otros países.

Biden dio una pista sobre ese anuncio antes de embarcar en el Air Force One cuando se le preguntó si tenía una estrategia de vacunación para el mundo. 

La reina Isabel y Putin

Reina Isabel II

Joe Biden se reunirá con la reina Isabel el próximo domingo.

«Tengo una y la anunciaré», dijo. Muy criticada por su retraso en compartir sus vacunas contra el covid-19 con el resto del mundo, la Casa Blanca intenta ahora tomar la delantera en este asunto.

«Estados Unidos se ha comprometido a trabajar en la inmunización internacional con el mismo sentido de urgencia que hemos mostrado en casa«, dijo
Biden.

Tras el G7, el domingo será recibido por la reina Isabel II en el castillo de Windsor. El inquilino de la Casa Blanca irá después a Bruselas y mantendrá numerosos encuentros bilaterales.

«Mi viaje a Europa es una oportunidad para que Estados Unidos movilice a las democracias del mundo», aseguró Biden, quien repite desde su llegada al poder que Estados Unidos ha vuelto («America is back») y pretende implicarse plenamente en los asuntos mundiales. 

(Le puede interesar: Francisco Santos renuncia a la embajada en Washington)

Sin embargo, tras el mandato de Donald Trump, los aliados «recibirán estas palabras tranquilizadoras con un poco de escepticismo», señala Suzanne Maloney, del centro de reflexión Brookings, con sede en Washington.

«La voluntad de Biden de volver a conectar con ellos tendrá que superar no sólo las cicatrices de los últimos cuatro años, sino también las preguntas persistentes sobre la salud de la democracia estadounidense«, escribe.

Vladimir Putin

La reunión de Biden con el presidente Putin será clave para ambos países.

Foto:

AFP / Kirill KUDRYAVTSEV

El punto culminante de este primer viaje será una cumbre con el presidente ruso Vladimir Putin, prevista para el 16 de junio en Ginebra.

El objetivo del viaje es «dejar en claro a Putin y China que Europa y Estados Unidos son estrechos» aliados, aseguró el mandatario, de 78 años, sobre este exigente viaje de ocho días.

«Lleva 50 años preparándose para ello», dijo su portavoz, Jen Psaki, en alusión a la larga carrera política del presidente, que entró al Senado por primera vez en 1972.

«Conoce a algunos de esos dirigentes, entre ellos el presidente Putin, desde hace décadas», añadió.

Con asuntos como Ucrania, Bielorrusia, el destino del opositor ruso encarcelado Alexéi Navalni y los ciberataques, los debates se prevén duros y difíciles. La ciberseguridad será «un asunto de nuestra discusión», aseguró Biden.

La Casa Blanca, que alterna mensajes conciliadores y advertencias, insiste en que sus expectativas son modestas. El único objetivo avanzado es hacer que las relaciones entre ambos países sean más «estables y predecibles».

«El problema es que Putin no quiere necesariamente una relación más estable y predecible», afirma Alexander Vershbow, exdiplomático estadounidense y antiguo número dos de la OTAN.

La presidencia estadounidense dio pocos detalles sobre el desarrollo del cara a cara con el mandatario ruso. Sólo dejó entrever que, a diferencia de lo que ocurrió con Trump en Helsinki en 2018, no estaba en la agenda una rueda de prensa conjunta de ambos.

En un tema más ligero, antes de embarcar Biden llamó a los periodistas presentes a «prestar atención a las cigarras», los insectos que actualmente invaden Estados Unidos, luego de que uno de ellos se posara justamente sobre su codo segundos antes.

La víspera, otro avión que debió transportar a reporteros de la Casa Blanca que cubren la gira retrasó su despegue, debido a que una nube de cigarras había invadido sus motores.

Más noticias