Latinoamérica tiene regiones recónditas e impenetrables; megalópolis y municipios en extrema pobreza; selvas tropicales, alta montaña, desierto, fenómenos naturales devastadores y unas economías duramente golpeadas, un conjunto de circunstancias que no facilitarán vacunar contra el coronavirus.

(Le puede interesar: EE. UU. registra más de 2.400 fallecidos por covid-19 durante 24 horas)

Por si fuera poco, la región más castigada por la pandemia no es ajena a la desconfianza que genera la vacuna entre algunos sectores, por la alta desinformación.

El transporte “a los sitios más alejados de las grandes ciudades y a barrios periféricos, con la conservación de la cadena de frío” para la vacuna será el primer reto, pero también contar con recursos humanos capacitados para el manejo adecuado de las vacunas, aseguró el epidemiólogo colombiano Carlos Trillos.

La región ya experimentó un aperitivo de lo que será la campaña de vacunación tratando de llevar los cuidados y medidas contra el coronavirus a los tres millones de indígenas esparcidos por la Amazonia.

(Además: Maduro dice que tiene una supuesta molécula que ‘elimina’ al covid-19)

Mientras el mundo festeja los primeros resultados exitosos de los ensayos de algunas vacunas, los gobiernos de la región buscan finiquitar planes para inmunizar a la mayoría de sus habitantes, un proceso que será “desafiante y costoso”, dijo el subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Jarbas Barbosa.

Grafitti covid-19 Rio de Janeiro

Una mujer camina frente a un grafitti sobre la lucha contra el covid-19 en Rio de Janeiro, Brasil. Ese país es uno de los más afectados de la región.

Foto:

GETTY

Unos 12,5 millones de los 630 millones de latinoamericanos se han infectado de coronavirus y al menos 435.000 han muerto, un tercio del total de las víctimas mortales de la epidemia en el mundo, según un balance realizado por AFP basándose en informaciones oficiales.

La OPS espera distribuir vacunas en la región entre marzo y mayo de 2021 a través del Covax, un mecanismo implementado por la Organización Mundial de la Salud para garantizar un acceso equitativo en una carrera en la que las naciones emergentes tienen las de perder.

(En contexto: Colombia aseguró ’20 millones de dosis de vacunas’, dice Minsalud)

Todos los países de América Latina y el Caribe han suscrito su interés en adherirse al Covax, aunque algunos carecen de capacidad para comprar las vacunas, detalló Barbosa. Pero este instrumento proveerá dosis para alcanzar solamente a entre 10 y 20 por ciento de las poblaciones, por lo que muchos gobiernos han firmado aparte acuerdos bilaterales con laboratorios y firmas biotecnológicas.

Mantener la cadena de frío es un desafío para todos los países

La vacuna se administrará de forma gratuita. En una primera fase, las campañas se destinarán a profesionales de la salud, trabajadores esenciales y, en algunos casos, personas mayores o con condiciones que generen mayor riesgo de desarrollar formas graves de covid-19.

Justo cuando experimentan contracciones históricas por el impacto de la pandemia, las economías latinoamericanas han tenido que destinar importantes sumas de dinero a esas precompras.

Países de menores ingresos como Bolivia, Haití, Guyana y varias islas del Caribe apuestan a su condición de elegibles por el Covax para recibir vacunas sin aportar fondos, así como El Salvador, Honduras y Nicaragua, fuertemente afectados por el paso de los ciclones Iota y Eta.

(Lea también: El impresionante antes y después de Providencia tras el paso de Iota)

Las últimas proyecciones del Covax estiman que solo vacunar al 20 por ciento de la población de la región costará más de 2.000 millones de dólares.

Protestas personal sanitario en Perú

En medio de la situación que vive Perú, al ser uno de las regiones de América Latina más afectadas por el coronavirus, el personal de salud ha salido a protestar para exigir reformas.

Foto:

Paolo Aguilar. EFE

Almacenar y distribuir las vacunas se perfila como el principal obstáculo. Entre las que puntean en la carrera, las de Pfizer/BioNTech requieren mantenerse conservadas a unos 70°C bajo cero, lo que restringirá su administración a las grandes urbes, estiman expertos. Mantener la cadena de frío “es un desafío para todos los países”, señaló Barbosa.

Pero “hay más de 100 vacunas en desarrollo (…) las otras que están más cerca de concluir los ensayos clínicos utilizan la misma cadena de frío que los países ya utilizan”.

Perú, el país latinoamericano con más muertos por millón de habitantes (1.081), se aseguró hasta ahora 9,5 millones de vacunas y negocia con laboratorios para cubrir a 24,5 de los 31 millones de peruanos. Por su parte, Venezuela anunció un acuerdo con Rusia para recibir 10 millones de vacunas Sputnik V en el primer trimestre de 2021 y dijo que la inoculación masiva comenzaría en abril.

(En contexto: Rusia dice que su vacuna contra covid-19 tiene eficacia de más de 95 %)

Sin embargo, según Virgilio Vásquez, directivo de la ONG local Médicos Unidos, el problema en Venezuela va mucho más allá de contar con infraestructura y equipos para soportar la cadena de frío.

Hay más de 100 vacunas en desarrollo (…) las otras que están más cerca de concluir los ensayos clínicos utilizan la misma cadena de frío que los países ya utilizan

“Las vacunas no solo tienen que llegar a los grandes hospitales, sino también a los ambulatorios de poblaciones remotas (…), pero incluso dotando a los centros de salud de equipos que hoy no existen, tendrías el grave problema eléctrico, con regiones en las que la luz se va por horas todos los días”, sostuvo Vásquez.

En Brasil, con 212 millones de habitantes y un excelente programa de vacunas “gratuito y con capacidad de alcanzar las áreas más remotas”, los obstáculos podrían provenir de “la postura del presidente” Jair Bolsonaro, un escéptico de la pandemia, “y la eventual resistencia de la población” a vacunarse, dijo Natalia Pasternak, doctora en microbiología de la Universidad de Sao Paulo (USP).

AFP