La pandemia del coronavirus se acelera y Estados Unidos se está convirtiendo en un foco central por la rapidez de los contagios que se registran allí a un ritmo casi tan rápido como en Europa, indicó este martes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

(Noticia de contexto: Crece la ansiedad en Nueva York, epicentro del coronavirus en EE. UU.)

«Estamos viendo una gran celeridad en la propagación de casos en Estados Unidos«, confirmó en una rueda de prensa la doctora y portavoz de la OMS, Margaret Harris.

El último balance de la pandemia del coronavirus en todo el mundo indica que casi 335.000 personas están afectadas y 14.652 han fallecido, pero la portavoz advirtió de que estas cifras «aumentarán considerablemente» cuando la OMS actualice estos datos en las próximas horas.

En el último gran brote epidémico ocurrido en el mundo, el de ébola en África occidental, duró dos años en los que esta enfermedad altamente infecciosa y contagiosa causó un total de 11.000 decesos, mientras que el coronavirus apenas circula desde hace tres meses.

Los expertos de la organización consideran, a partir de la observación de la curva de infecciones y decesos por coronavirus, que cada día los casos serán más numerosos que el anterior, «hasta que los gobiernos tomen medidas realmente fuertes y que éstas fructifiquen», dijo la portavoz.

«El mayor impulsor del brote sigue siendo Europa, pero también Estados Unidos, que en conjunto cuentan con el 85 % de casos a nivel mundial en las últimas 24 horas y de este 85 %, el 40 % ocurrió en EEUU», precisó Harris.

Estamos viendo una gran celeridad en la propagación de casos en Estados Unidos

Pese a que los datos muestran que el coronavirus se extiende por EE. UU., el presidente Donald Trump ha señalado que está considerando rebajar las medidas que había dictado para atajar el COVID-19 debido al impacto negativo que están teniendo en la economía.

(Lea también: La pandemia ‘se acelera’, pero se puede ‘cambiar su trayectoria’: OMS)

Sin embargo, Harris explicó que «para vencer al virus, los países necesitan medidas muy agresivas, en particular que todos los casos sospechosos pasen un test de diagnóstico, aislar a toda persona enferma, y encontrar y poner en cuarentena a todos los contactos cercanos… todo esto es crucial».

En la carrera contra el coronavirus, las pruebas de diagnóstico son un elemento determinante, pero en el que hay grandes disparidades entre los países que tienen capacidad de producir sus propios test y aquellos que carecen de la tecnología para hacerlo.

La OMS tiene al menos un laboratorio central para cada región del mundo y mientras los países productores hacen la validación de sus propios test, aquellos sin esta capacidad están acudiendo a la organización, para que les asesore sobre la calidad de los test que hay en el mercado y que están considerando comprar.

Harris aseguró que los 1,5 millones de test que la OMS ha distribuido en el mundo han permitido que muchos países de escasos recursos puedan crear una reserva y estar preparados para la llegada del virus.

EFE