El líder opositor ruso Alexéi Navalni, que acusa el presidente Vladímir Putin de haber ordenado su envenenamiento en agosto pasado, volvió a desafiar al jefe del Kremlin al anunciar este miércoles que volverá a Rusia el próximo domingo, después de recuperarse en Alemania.

(Le puede interesar: Confirman que opositor ruso Navalni fue envenenado con Novichok)

«El domingo 17 de enero volveré a casa en un vuelo de (la aerolínea) Pobeda», escribió en su cuenta de las redes sociales Twitter, Telegram e Instagram.

El pasado 20 de agosto el opositor se sintió mal a bordo de un avión que regresaba a Moscú desde Tomsk
(Siberia), lo que obligó a realizar un aterrizaje de emergencia en Omsk, donde fue ingresado en coma antes de ser trasladado dos días después a una clínica en Berlín, donde fue tratado., escribió en su cuenta de las redes sociales Twitter, Telegram e Instagram.

El pasado 20 de agosto el opositor se sintió mal a bordo de un avión que regresaba a Moscú desde Tomsk (Siberia), lo que obligó a realizar un aterrizaje de emergencia en Omsk, donde fue ingresado en coma antes de ser trasladado dos días después a una clínica en Berlín, donde fue tratado.

El domingo 17 de enero volveré a casa en un vuelo de (la aerolínea) Pobeda

Su estado de salud le permite volver al país

Navalni, que fue envenenado con una sustancia tóxica del grupo Novichok, un arma química desarrollada en la Unión Soviética, aseguró este miércoles que su estado de salud le permite volver ahora Rusia.

«Entendí que llegó el momento que tanto esperaba: estoy casi sano y puedo por fin volver a casa«, señaló el opositor ruso, que denunció que fue envenenado por un equipo en armas químicas del Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB, antiguo KGB).

(Lea aquí: Servicio penitenciario ruso pide a tribunales que encarcelen a Navalni)

Navalni, de 44 años, agregó que nunca se planteó no regresar a Rusia, ya que no dejó el país por voluntad propia. «Cualquier ciudadano de Rusia es libre de volver a su país. No hay restricciones para nadie», dijo hace dos semanas el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, al comentar la posibilidad del retorno de Navalni.

Como es habitual entre los altos cargos rusos, Peskov no llama al opositor por su nombre, sino que se refirió a él del mismo modo que lo hace Putin: «el paciente berlinés» o «el personaje del que habla».

El Gobierno alemán se dio este miércoles por informado de la decisión de
Navalni de regresar a Moscú el día 17. La viceportavoz del Ejecutivo alemán, Ulrike Demmer, aseguró en una rueda de prensa rutinaria que Berlín se siente «satisfecho» de que el opositor ruso se haya recuperado del «ataque con veneno».

Cualquier ciudadano de Rusia es libre de volver a su país. No hay restricciones para nadie

Demmer evitó pronunciarse sobre su estado de salud y sobre sus planes de regresar a Rusia.

Desde poco después de recibir el alta en Alemania, a finales de septiembre y hasta principios de diciembre Navalni se instaló en un apartamento en Ibach, una pequeña localidad del suroeste de Alemania, cerca de la frontera con Suiza y Francia, donde ha guardado un perfil bajo.

(Lea también: Un líder opositor ruso está hospitalizado tras posible envenenamiento)

Un retorno plagado de peligros

«Llegué a Alemania en una cápsula de reanimación debido a que intentaron matarme. Sobreviví. Y ahora Putin, que ordenó mi asesinato, instruye desde su búnker a sus siervos que hagan todo para que yo no vuelva. Los siervos actúan como siempre: fabrican casos penales contra mí«, denunció Navalni.

El líder opositor se refería a la petición del Servicio Penitenciario Federal (SPF) de Rusia a los tribunales para que cumpla una pena suspendida de 3,5 de cárcel, que se le impuso en 2014 por un caso de estafa y lavado de dinero.

Precisamente, debido a estos antecedentes penales Navalni fue inhabilitado y no pudo enfrentarse a Putin en las elecciones presidenciales de marzo de 2018, en las que este último fue reelegido.

Vladimir Putin

El presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Foto:

Alexei Druzhinin. Efe

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos le dio la razón al líder opositor al dictaminar en 2017 que las sentencias contra él y su hermano, Oleg, que sí fue a prisión, fueron «arbitrarias».

Además, el 29 diciembre pasado, el Comité de Instrucción de Rusia también inició un caso penal por fraude contra Navalni, al que acusa de haberse apropiado de casi 4 millones de euros recaudados por varias organizaciones no gubernamentales.

«Lo que hagan no me interesa. Rusia es mi país y Moscú es mi ciudad, las echo de menos«, escribió el opositor. Según Navalni, «a Putin lo único que le falta es extender un gran lienzo en el Kremlin con la leyenda: ‘Alexéi, por favor no vuelvas'».

(Además: Rusia expulsa a dos diplomáticos colombianos de Moscú)

Ataque directo a Putin

«Se trata de una decisión que agudiza al máximo la confrontación con las autoridades y eleva también al máximo los riesgo personales. Es un ataque político directo contra Putin», comentó el anuncio de Navalni en su blog Lev Shlosberg, dirigente del partido liberal opositor Yábloko.

En su opinión, Navalni no tiene más alternativa que regresar al país, porque «un político ruso sigue siendo un político ruso solo si esta en Rusia».

Con el anuncio público de su regreso, Navalni lanzó un reto a las autoridades

«Con el anuncio público de su regreso, Navalni lanzó un reto a las autoridades y, el mismo tiempo, envió un mensaje a la sociedad, que requiere movilizarse en su apoyo», señaló Shlosberg.

Tmabién dijo que el retorno del líder opositor pone al Kremlin en una disyuntiva sin buenas opciones, ya que si envía a Navalni a prisión asumirá riesgos electorales, y si no actúa contra él, se interpretará como un signo de debilidad. Por lo pronto,
Navalni ya tiene su billete de avión en el bolsillo.

La compañía aérea Pobeda, filial de la rusa Aeroflot, realiza un solo vuelo semanal, los días domingos, de Berlín a Moscú, que llega al aeropuerto internacional de Vnúkovo a las 7:20 de la noche (hora local).

EFE

Le recomendamos leer

 La ley con la que el presidente Putin se aseguró inmunidad vitalicia

– Envenenamientos y oscuras prácticas que sacudieron la política mundial

Microsoft detecta ciberataques de Rusia y China a campañas en EE. UU.