El presidente Donald Trump se convirtió en el primer presidente en la historia de Estados Unidos en ser sometido dos veces a un «impeachment«.

La acusación contra Trump se aprobó en la Cámara de Representantes que votó este miércoles sobre el nuevo juicio político contra el mandatario.

(Le puede interesar: EE. UU., en alerta ante posibles protestas armadas de ‘trumpistas’)

Debe irse. Es un peligro claro y presente para la nación

Con casi todos los votos contados, 217 legisladores (en una mayoría actual de 433 en la Cámara Baja) acusó al mandatario republicano de «incitar a la insurrección», luego de que en un encendido discurso la semana pasada instara a sus partidarios a marchar hacia el Capitolio cuando el Congreso certificaba la victoria electoral del demócrata Joe Biden.

Al menos 10 republicanos votaron junto con los demócratas que presentaron la acusación. Este cargo contra el presidente republicano desencadenará un juicio en el Senado, que no se espera que comience sus procedimientos hasta que Trump, de 74 años, haya dejado la Casa Blanca.

(Lea aquí: Foros radicales preparan otra toma del Capitolio de EE. UU., según FBI)

Entre los republicanos que votaron a favor del juicio político se encuentra la número tres en la Cámara Baja, Liz Cheney, y es la primera vez desde la renuncia del presidente republicano Richard Nixon en 1974 que un líder del propio partido del mandatario respalda un juicio político en su contra.

Luego de que el vicepresidente de EE. UU., Mike Pence, descartara el martes invocar la 25.ª Enmienda de la Constitución para destituir al presidente Donald Trump, tras la toma del Capitolio por sus partidarios, allanó el camino para un nuevo juicio político contra el mandatario republicano.

La líder de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, exigió que curse el juicio político a Donald Trump en la última semana de su presidencia, calificándolo de «peligro claro y presente» para Estados Unidos por incitar a una «rebelión armada» en el Capitolio.

Guardia Nacional EE. UU.

Efectivos de la Guardia Nacional estadounidense duermen en el interior del Capitolio.

Foto:

Michael Reynolds. Efe

«Debe irse. Es un peligro claro y presente para la nación», dijo la poderosa legisladora demócrata durante el debate sobre el nuevo proceso contra Trump, el segundo en esta administración, por «incitación a la insurrección». «Desde la elección presidencial de noviembre, una elección perdida por el presidente, (Trump) mintió repetidamente sobre el resultado» buscando sembrar dudas sobre el proceso electoral, dijo Pelosi.

Además «inconstitucionalmente procuró influir en funcionarios estatales» para anular la victoria de Biden, afirmó.

Los demócratas acusan a Trump de animar a sus seguidores, durante un acto el 6 de enero, a irrumpir en el Congreso para oponerse a la certificación de la victoria electoral del demócrata Joe Biden. La invasión del Capitolio dejó cinco muertos y conmocionó al país.

Este miércoles, efectivos de la Guardia Nacional estadounidense fueron vistos acostados en el interior del Capitolio en Washington. Según la CNN, mientras algunos descansaban, otros recogían armas, preparándose para resguardar el edificio durante la jornada.

REDACCIÓN INTERNACIONAL
*Con información de agencias