Este año, la Federación Internacional de Vóley Playa (FIVB) escogió a Doha, Catar como la anfitriona del torneo ‘FIVB Beach Volleyball World Tour’, el primer evento de esta disciplina que se desarrollará tras la crisis sanitaria, que servirá como competencia de clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio. 

Un evento que los deportistas esperaban con ansias, pero que ha dejado un sinsabor en la categoría femenina por la prohibición de jugar con bikini. Decisión que tomó la FIVB con el fin de respetar la cultura y las tradiciones de Catar.

(Lea también: James y Mina se burlaron de Richarlison por su parecido a ‘La Liendra’).

Así las cosas, se recomendó a las competidoras que usaran camisetas y pantalones largos. Exigencia que las deportistas alemanas Karla Borger y Julia Sude consideran absurda, si se tienen en cuenta las altas temperaturas de este país. 

«Vamos allí para hacer nuestro trabajo pero nos impiden llevar nuestra ropa de trabajo», señaló Borger en una entrevista para la radio pública alemana. Allí, tanto ella como su compañera anunciaron que no participarán en esta edición de la competencia. 

(De interés: Nairo habló de frente, sin tapujos sobre su primera carrera del 2021).

«Es realmente el único país y el único torneo en el que el gobierno nos dice cómo hacer nuestro trabajo. Criticamos eso», complementó Sude. 

Además, resaltó que así como Catar ya había hecho excepciones a las reglas de vestuario para las participantes femeninas del Mundial de Atletismo, en 2019, así mismo debería replantear su idea de prohibir el bikini para la competencia de vóley playa. 

Por su parte, Borger destacó que no se trata de que ella y su compañera no se adapten a las ‘reglas’ de un país, sino que es un tema de bienestar y comodidad. Y cuestionó si es realmente necesario que el ‘FIVB Beach Volleyball World Tour’ se lleve a cabo en Catar. 

(Siga leyendo: Insólitas leyes que hay en el mundo y que pueden llevarlo a la cárcel).

Tanto el entrenador de las deportistas, Thomas Kaczmarek, como la Federación Alemana de Voleibol apoyaron la decisión de Borger y Sude de no participar. 

De otro lado, la Federación de Voleibol de Catar le aseguró a la ‘AFP’ que no prohibieron el uso del bikini, que respetan el código de conducta del vóley playa y que ya han demostrado, en otros eventos deportivos, que los competidores pueden usar el uniforme que utilizan en otros países. 

«Queremos que todas las deportistas se sientan bienvenidas y cómodas en este torneo que será histórico para Catar», resaltó la federación. 

Tendencias EL TIEMPO