Coronavirus

Actualizado

El Gobierno endurece la medida tras rozar ya los 10.000 casos diarios y cancela los mercados navideños

Un bar cerrado en Bruselas.

Un bar cerrado en Bruselas.
STEPHANIE LECOCQ EFE

A punto de registrar 10.000 casos en un día (con una población de 11 millones de habitantes) y con los números de la capital fuera de control, Bélgica ha decidido este viernes cerrar los bares y restaurantes de todo el país durante un mes e imponer un toque de queda nocturno.

El nuevo Gobierno, presidido por el flamenco Alexander de Croos, completa así el giro de 180 grados respecto a lo decretado por el Ejecutivo anterior que estaba en funciones, que hace apenas unas semanas, y a pesar de un claro deterioro, optó por aliviar las medidas existentes. «Son medidas muy duras, pero necesarias», ha indicado, alertando de la «enorme presión» sobre el sistema sanitario. «Las cifras se doblan cada semana, hay 2.000 personas ingresadas y ayer fallecieron 35 personas».

Tras una larguísima reunión del llamado Comité de Concertación, Bélgica no queda cerrada, pero sí más restringida. El Gobierno ha optado por medidas más restrictivas, pero selectivas. En línea con lo hecho en Francia o incluso Países Bajos, uno de los más escépticos y reacios a confinar y limitad la actividad.

No se podrá vender alcohol más allá de las 20.00, y los establecimientos que sirvan comida para llevar tendrán que cerrar a las 22.00 de la noche. Sin embargo, las tiendas siguen abiertas y los eventos culturales y deportivos también, aunque con limitaciones de aforo. No hay obligatoriedad de llevar mascarilla por la calle, algo que sí ocurrió desde la vuelta de verano hasta el 1 de octubre, y el deporte al aire libre sigue siendo legal y está de hecho aconsejado. Pero se aprietan las tuercas en las relaciones sociales.

El nuevo Gobierno de coalición, conocida como Vivaldi, ha nombrado a un zar anticovid, Pedro Facon. Su equipo ha completado un ‘barómetro’ en cuatro niveles, en función de la gravedad de la situación. Cuando haya alerta grave, como ahora, un Nivel 4, con una presión fuerte sobre los hospitales, la burbuja de contactos cercanos queda limitada a una persona, más allá del núcleo familiar o de convivencia. Y además, el teletrabajo se convierte en obligatorio siempre que sea posible.

Podrá haber encuentros en un domicilio, de hasta cuatro personas, pero siempre las mismas durante al menos dos semanas. Y los mercadillos de Navidad, una de las grandes atracciones turísticas, quedan suspendidos.

Entre el 6 e 12 de octubre se registraron en Bélgica casi 6.000 infecciones diarias de media. El lunes pasado se llegaron a 8.500 y para este martes se esperan los 10.000, según reconoció este viernes el portavoz interfederal de Covid-19, Yves Van Laethem. En ese mismo periodo se han realizado 325.321 test, más de 46.000 al día, con un ratio de positividad del 12,7, pero que se acerca al 20% en Bruselas.

El número total de contagiados supera los 191.000 desde el inicio de la pandemia, y los hospitales han recibido las instrucciones de preparar hasta el 50% de las camas de las UCI para pacientes de Covid.

Consejo Europeo

Este jueves y viernes se ha celebrado un Consejo Europeo y algunos de los líderes del continente han mostrado su malestar por tener que desplazarse en estas circunstancias y más a una capital con esos indicadores. Las primeras ministras de Dinamarca y Finlandia mostraron su malestar en público La fineses, de hecho, se tuvo que ir antes de tiempo tras ser informada de que había tenido un contacto con un positivo. Lo mismo le ocurrió a la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, que se fue de la sala tras apenas una hora el jueves. O al primer ministro polaco, que no viajó.

Las medidas, criticadas desde el sector de la restauración, que a pesar de que recibirá compensaciones avisa de que han sido «sacrificados» y que el decreto llevará a muchas quiebras, entrarán en vigor el lunes. El toque de queda, salvo para desplazamientos imprescindibles, se aplicará entre la medianoche y las cinco de la mañana. Y las empresas deberán permitir el teletrabajo siempre que sea posible.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más