Llegó con un mensaje de esperanza y un bagaje histórico. Era el primer presidente de Estados Unidos que no era blanco. Derrotó a la ‘elegida’ para el cargo, Hillary Clinton, y a un veterano de guerra, hijo y nieto de almirantes, que llevaba preparándose desde hacía tres décadas y media para asumir la jefatura del Estado, John McCain. Su triunfo inspiró al mundo.
Han pasado doce años. Hoy, en buena medida, el legado de Barack Obama yace en ruinas. Su sucesor en la Casa Blanca, Donald Trump, ha d

Mensual

 

1

primer mes




y después 7,99 €





Anual

Ahorra 3 meses


Gratis 1 año de Legálitas Estándar (valorado en 240€)




Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más