Según AFP, unas mil millones de personas en el mundo se encuentran confinadas en sus casas debido al nuevo coronavirus, causante del covid-19. Cada vez más países, entre los más recientes Colombia y Bolivia, adoptan la medida de la cuarentena obligatoria.

La mayoría emula lo que hizo China en la provincia de Hubei, cuya cuarentena comenzó el 23 de enero y cobijó a 50 millones de personas, que fueron las primeras en vivir la experiencia que cada vez asumen más países.

China dio las pautas: transporte reducido, cierre de escuelas y centros culturales y turísticos, confinamiento en casa y la adecuación de hospitales. Se estimuló el domicilio para mercados y elementos esenciales, en los que los repartidores dejaban los paquetes en porterías. La tecnología ha sido una gran herramienta: desde los teléfonos, las autoridades podían monitorear el cumplimiento del aislamiento de las personas que habían estado cerca de una zona de riesgo o de algún enfermo.

Según informe de Bloomberg, en Hong Kong “los viajeros reciben una de las 20.000 pulseras que el Gobierno adquirió para monitorear el movimiento de las personas en cuarentena y que les envía alertas para que se tomen selfis que permitan ubicarlas. El dispositivo detecta si una persona ha abandonado el lugar de hospedaje o residencia, y quienes no cumplen se enfrentan a la ley.

(Lea también: Simulacro se unifica con cuarentena, tras reunión de Duque y López)

En Taiwan, las multas han llegado a un equivalente de 7.000 dólares estadounidenses a quienes cometan la primera infracción. También hay cárcel.

No están llevando a cabo políticas de cierre de las calles, el transporte público aún funciona, la gente todavía circula y hacen cenas y fiestas en los hoteles y no llevan máscaras

Italia, España y Francia ya están bajo un duro aislamiento, que ha llevado a los ciudadanos a comunicarse de balcón a balcón cuando no acuden al internet. Sin embargo, el vicepresidente de la Cruz Roja de China, Yang Huichuan, que hizo parte del equipo médico que visitó el país europeo más afectado, les llamó la atención a los italianos: “No están llevando a cabo políticas de cierre de las calles, el transporte público aún funciona, la gente todavía circula y hacen cenas y fiestas en los hoteles y no llevan máscaras”, dijo.

Alemania no ha ordenado el confinamiento obligatorio en todo su territorio, aunque estados como Baviera acaban de hacerlo, y las autoridades han tenido que enfrentarse al fenómeno de las ‘corona-parties’, en las que jóvenes alemanes han empezado a reunirse para beber cerveza.

El Reino Unido ha sido reacio a adoptar la cuarentena total, pero ya ordenó el cierre de pubs, restaurantes y teatros, algo tarde en opinión de muchos, pues la medida apenas llegó esta semana.

En Estados Unidos, los gobernadores de Nueva York, California, Illinois y Connecticut ordenaron el confinamiento, algo que el presidente de ese país, Donald Trump ha aplaudido, pero no lo considera necesario en todo el territorio del país del norte.

En Brasil, el estado de São Paulo tomó la delantera, su gobernador ordenó la cuarentena de 15 días desde el martes próximo.

En Argentina, el aislamiento social obligatorio se anunció en la noche del jueves, en vista de que los ciudadanos parecían no tomar en serio la recomendación de aislarse. Ahora, solo les será permitido salir a comprar alimentos o medicinas, hasta el 31 de marzo.

Contrasta con Chile, donde el ministro de Salud, Jaime Manalich, afirmaba el viernes 20 de marzo, que era “insensato e innecesario” declarar la cuarentena total. En el momento de su intervención, el país austral contaba 434 casos de covid-19. Chile tiene sus fronteras cerradas, restringido el tránsito y cerrados los establecimientos comerciales y culturales.

El viernes, Cuba anunció que cerraba fronteras. Solo les permitirá la entrada a los residentes y se concentra en que de aquí al martes 24 no quede en la isla ningún turista: esperan que salgan 13 mil viajeros.

EFE- AFP. – BLOOMBER