Cuando Paul Fitzgerald fue declarado culpable de asesinato y condenado a pagar al menos 34 años en prisión su reacción solo fue sonreír.

Los hórridos detalles detrás de este gesto fueron reportados por varios medios británicos el 24 de noviembre, cuando tuvo lugar el juicio condenatorio de Fitzgerald (30 años), quien torturó hasta la muerte a Richard Huckle (33), considerado el ‘peor pedófilo de Gran Bretaña’.

Huckle cumplía una condena de 22 cadenas perpetuas en la cárcel HMP Full Sutton, en Yorkshire del Este (Inglaterra). En 2014, fue arrestado por pornografía infantil y al menos 200 casos de abuso sexual a menores de entre seis meses y seis años de edad en Malasia.

(Le puede interesar: Meghan Markle, duquesa de Sussex, revela que tuvo un aborto espontáneo).

Al momento de su detención, la Policía también pudo determinar que estaba escribiendo un ‘manual’ para otros abusadores.

Su proceso judicial duró dos años, hasta que se leyó su condena en 2016.

El asesinato de Huckle

Según se conoció en el juicio, Fitzgerald, quien estaba en la misma prisión que su víctima desde 2009 por un ataque sexual a un paseador de perros, planeó el asesinato a principios de octubre de 2019 y lo llevo a cabo el 13 de ese mismo mes.

Para hacerlo ingresó a la celda de Huckle con armas improvisadas, hechas con un cepillo de dientes y un bolígrafo, y telas para inmovilizarlo.

Como él mismo Fitzgerald narró, su ataque incluyó violarlo con el mango de una chuchara «para que supiera como se siente (un abuso sexual)”, meterle un esfero por la nariz hasta romper el hueso y llegar al cerebro, golpearle la cabeza varias veces contra el piso, apuñalarle el cuello y estrangularlo.

(Además: Condenan a 20 años de prisión a mujer que mató a su supuesto violador).

«Fue un acto de justicia poética», dijo el asesino en su declaración.

Además, aseguró que su intención también era cocinar parte de la carne del torturado y comérsela, para luego ir a matar a otros reos, algo que finalmente no pasó porque «ya me estaba divirtiendo mucho».

Richard Huckle

Cuando fue capturado, Richard Huckle estaba escribiendo un ‘manual’ para otros abusadores.

Foto:

Archivo particular

El sanguinario ataque duró casi una hora y media, tiempo tras el cual los guardias fueron alertados por otros presos.

«Eres un psicópata y obtienes placer fantaseando con violar, torturar, matar e incluso comer a otros (…) En esta ocasión, obtuviste placer al cumplir tus fantasías», dijo Justice Lavender, el juez encargado del caso.

Lavender añadió en el juicio que el único factor mitigante para establecer la condena es que el acusado tiene problemas mentales derivados del abuso sexual que sufrió de niño.

(Si nos lee desde la app vea aquí una foto de Paul Fitzgerald, el asesino de Huckle).

Según describieron varios tabloides británicos, como ‘Daily Mail’ y ‘Metro’ la audiencia para dictar sentencia fue celebrada con Fitzgerald presente desde la virtualidad.

En el proceso se lo vio bostezar, reírse y sonreír en repetidas ocasiones.

(En otras noticias: El día que Maradona ‘gambeteó’ a la muerte, hace 20 años).

Tendencias EL TIEMPO