Arcángel se presenta con una barba más larga de lo que acostumbra, con un toque quijotesco acentuado por su barbilla afilada y su mirada inquieta. Esa mirada es la que quiere acercar a sus seguidores en la gira que arrancó el jueves, 19 de mayo, en el patio del Palacio del Condestable de Jaén, y que lo llevará por bellos rincones donde el flamenco se baja del altar. «La génesis del flamenco, qué duda cabe, es ir a lo íntimo y no a lo grandilocuente. Pero ambos espacios pueden convivir, uno no anula a otro. Soy poco proclive a pensar que un género musical tiene más transmisión que otra, y los que lo hacen grande y bello son los que lo interpretan», cuenta el cantaor (Huelva, 1977).

Seguir leyendo.

Leer más

Fuente: El País – Cultura