Una explosión se escuchó este domingo por la tarde en Kabul, según periodistas de la AFP, tres días después de un sangriento atentado en el aeropuerto de la capital de Afganistán donde los países occidentales terminan sus operaciones de evacuación.

(Además: Afganistán: la apresurada y dolorosa retirada de EE. UU.)

Después de ese atentado reivindicado por el grupo Estado Islámico del Khorasan (Isis-K), el presidente estadounidense, Joe Biden, consideró “muy probable” un nuevo ataque antes de la retirada de sus tropas el 31 de agosto.

La nueva explosión fue provocada por el lanzamiento de cohetes que «según las primeras informaciones alcanzaron una casa», indicó un exfuncionario del gobierno derrocado dos semanas atrás por los talibanes.

El jueves al anochecer, un atentado suicida reivindicado por el Isis-K, adversario del nuevo régimen talibán, generó un baño de sangre, con más de un centenar de muertos, en su mayoría civiles afganos concentrados ante el aeropuerto con la esperanza de ser evacuados del país, así como 13 soldados estadounidenses.

Los talibanes recuperaron en forma repentina el poder el 15 de agosto, y entraron en
Kabul sin oposición tras la debacle del ejército afgano, antes apoyado por estadounidenses y aliados que comenzaron a retirarse del país.

A partir de entonces, más de 110.000 personas han sido evacuadas merced a un puente aéreo con aviones especialmente fletados por países occidentales, que se turnan en la pista del aeródromo de la capital afgana. AFP

Le puede interesar

– La amenaza que representa el Estado Islámico en Afganistán
– Qué significa que el Talibán defina a Afganistán como un Emirato Islámico