Al menos cinco persona, tres de ellos niños, murieron este domingo tras una explosión en una vivienda cerca del aeropuerto internacional de Kabul, donde las fuerzas internacionales llevan a cabo la fase final de las evacuaciones, informaron fuentes oficiales. 

(Además: Afganistán: la apresurada y dolorosa retirada de EE. UU.)

La explosión fue causada por «un cohete que golpeó una casa ubicada en el distrito 15 de la capital», dijo Qari Rashed, un oficial de la policía de Kabul. Hasta el momento «cinco civiles, incluidos tres niños, murieron en el incidente», dijo en condición de anonimato un médico del hospital de Khairkhana de Kabul, a donde fueron trasladadas las víctimas.

El jueves al anochecer, un atentado suicida reivindicado por el Isis-K, adversario del nuevo régimen talibán, generó un baño de sangre, con más de un centenar de muertos, en su mayoría civiles afganos concentrados ante el aeropuerto con la esperanza de ser evacuados del país, así como 13 soldados estadounidenses.

Los talibanes recuperaron en forma repentina el poder el 15 de agosto, y entraron en
Kabul sin oposición tras la debacle del ejército afgano, antes apoyado por estadounidenses y aliados que comenzaron a retirarse del país.

A partir de entonces, más de 110.000 personas han sido evacuadas merced a un puente aéreo con aviones especialmente fletados por países occidentales, que se turnan en la pista del aeródromo de la capital afgana. 

Explosión en Kabul

Los daños tras el ataque fueron reportados cerca al aeropuerto de Kabul.

EE. UU. ejecuta ataque aéreo 

Estados Unidos ejecutó el domingo en Kabul un ataque «defensivo» de dron contra un vehículo cargado de explosivos para «eliminar una amenaza inminente» del grupo Estado Islámico del Khorasan (EI-K) contra el aeropuerto, informó el Pentágono.

«Las fuerzas estadounidenses llevaron a cabo este domingo un ataque aéreo defensivo con drones», lanzado desde fuera de Afganistán, «contra un vehículo en Kabul, que eliminó una amenaza inminente del EI-K al aeropuerto internacional», dijo Bill Urban, portavoz del mando central.

«Estamos seguros de haber dado en el blanco», agregó. «Estamos verificando la posibilidad de víctimas civiles», dijo, y especificó que «no tiene indicios en este momento» en ese sentido.

«Fuertes explosiones secundarias del vehículo mostraron la presencia de una cantidad significativa de material explosivo», agregó. «Permanecemos atentos a posibles amenazas futuras». AFP y EFE

Le puede interesar

– La amenaza que representa el Estado Islámico en Afganistán
– Qué significa que el Talibán defina a Afganistán como un Emirato Islámico