Cinco turistas serán deportados de Perú tras confirmarse que realizaron actos vandálicos en espacios de las históricas ruinas de Machu Picchu, mientras que un sexto podría ser condenado en ese país.

Uno de ellos habría deteriorado un monumento con una piedra mientras que otro, según el informe, habría defecado en esta zona. 

El pasado domingo fueron detenidos Nahuel Gómez (Argentina, 28 años), Marion Lucie Martínez (Francia, 26 años), Favián Vera (Chile, 30 años), Cristian Da Silva (Brasil, 30 años), Magdalena Abril (Brasil, 20 años) y Leandro Sactiva (Brasil, 32 años) por vandalismo en las ruinas de este reconocido monumento peruano. 

Gómez, el turista argentino que se quedará en una comisaría de Perú, confesó que extrajo una piedra de uno de los muros, sin embargo, no pudo maniobrarla bien y esta terminó cayendo a una altura de seis metros y destrozó una parte del suelo del Templo del Sol. 

Este testimonio fue divulgado por las autoridades peruanas; lo que explica, además, la presencia del cráter con el cual se topan los nuevos visitantes que llegan hasta la zona del Templo del Sol. 

Luego de la detención y el cumplimiento de los procedimientos respectivos, cinco de los seis turistas serán deportados a su país de origen. Cabe recalcar que, según la agencia AFP la ley peruana establece penas de hasta 4 años de prisión por acciones que vulneren la infraestructura de Machu Picchu. 

La Dirección Regional de Cultura de Cusco aseguró, además, que alguno de los seis detenidos defecó en el Templo. 

Gómez confesó que extrajo una piedra de uno de los muros, sin embargo, no pudo maniobrarla bien y esta terminó cayendo a una altura de seis metros y destrozó una parte del suelo del Templo del Sol

No es la primera vez que Machu Picchu recibe a visitantes indeseados que no respetan el patrimonio cultural de una nación. 

En 2004, dos ciudadanos chilenos fueron detenidos por pintar ‘graffitis’ en las paredes del sitio. Sin embargo, no se enfrentaron a las rigurosas penas judiciales, pues lograron un acuerdo extrajudicial por 100 mil dólares. 

En 2017, y según la AFP, dos chilenos fueron detenidos por el mismo delito que habían cometido sus connacionales 13 años atrás. A estos, particularmente, los acompañaba un colombiano, quien también fue retirado del lugar por las autoridades. 

En el año 2000 ocurrió un suceso desafortunado que fue lejano al ámbito turístico del lugar: una grúa dejó caer su brazo sobre el famoso reloj de piedra Inca durante la grabación de un comercial de cerveza. El camarógrafo que controlaba la grúa pretendía enfocar una imagen aérea de la ciudadela, según reseñó ‘La Nación’ en su momento. 

TENDENCIAS EL TIEMPO
Con AFP