Desde que comenzaran los casos de Covid-19 en España y tras pasar por el un estado de alarma y un confinamiento, la mascarilla se ha convertido en un producto fundamental en todas las casas, ya que se debe utilizar de forma obligatoria en los espacios públicos. 

Excepciones para el uso de la mascarilla en Madrid

De este modo, aunque se ha hablado mucho de ello, es importante saber cómo se utiliza de forma correcta la mascarilla, ya que es importante seguir una serie de recomendaciones para que su función de protección sea efectiva. 

¿Por qué no hay que tocar la mascarilla con las manos? 

Desde el principio, una de las principales indicaciones en cuanto al uso de mascarilla es, precisamente, no tocarla con las manos. Es por ello, que una de las muchas guías elaboradas por el Gobierno, en este caso, por el Ministerio de Consumo sobre qué tener en cuenta a la hora de comprar una mascarilla, indica varias cosas importantes. 

En primer lugar, la mascarilla hay que ponérsela con las manos limpias, por lo que antes de colocarla hay que lavarse las manos. Después, para ponérsela, hay que tocar únicamente las gomas y no la parte que cubre la boca. 

Cuando la mascarilla está sobre la boca y la nariz, hay que tratar de no tocarla, ya que la zona exterior de la mascarilla es donde se acumulan las sustancias contaminantes y, al tocar esa zona con las manos, estas se contaminan también: «Evita tocar la parte exterior de la mascarilla. Si lo haces, lávate las manos antes y después», indica el documento. 

Por último, al quitarse la mascarilla, también hay que evitar tocarla con las manos y, posteriormente, meterla en una bolsa de basura desechable y volver a lavarse las manos. 

Como se aprecia, lavarse las manos es una de las principales recomendaciones sanitarias a la hora de evitar contagios por coronavirus, por lo que el uso de mascarilla debe ser una medida complementaria al lavado frecuente de manos y al mantenimiento de la distancia mínima entre personas.