La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo hoy que la firma Pfizer ha asegurado que, pese a los retrasos anunciados en las entregas de su vacuna, todas las dosis prometidas para el primer trimestre llegarán a la Unión Europea en ese período.

Von der Leyen señaló que, al saber que Pfizer reduciría temporalmente sus entregas a Europa para mejorar la producción, contactó «inmediatamente» con la farmacéutica y le aseguraron que «todas las dosis garantizadas para el primer trimestre llegarán este trimestre».

La vacuna de Janssen inicia la fase III en España

«Es bueno que sean conscientes de que para nosotros es una situación muy difícil, porque las primeras dosis han sido administradas y pronto tendrán que ser administradas las segundas, por lo que es una necesidad médica«, dijo en una rueda de prensa en Lisboa, donde realizó hoy la tradicional visita inicial de cada presidencia rotativa de la UE.

La presidenta de la CE recordó que «normalmente» se tardan diez años en desarrollar y entregar una vacuna, y que al hacerlo en menos de un año hay que enfrentar todas las «dificultades» que normalmente requieren más tiempo.

Consideró además que el «extenso» portafolio de dosis que la UE ya tiene firmadas con varias farmacéuticas, que supera los 2.300 millones de dosis, «mitigan los riesgos de problemas que siempre surgen cuando tienes procesos a esta velocidad».

En el mercado ya están las vacunas de Pfizer-BioNTech y de Moderna, y está pendiente de luz verde la de AstraZeneca, cuya autorización podría llegar este mes, señaló Von der Leyen, quien consideró que, en términos generales, «el proceso es un gran éxito».

«Sin negociar juntos nunca habríamos tenido un acceso tan temprano y una cantidad tan grande de dosis», insistió.

Al lado de Von der Leyen, el primer ministro luso, António Costa, sugirió a todos los Estados miembros que sean previsores por los «incidentes» que puede haber en las cadenas de abastecimiento de las vacunas durante todo el proceso.

Varias personas caminan este viernes por el centro de Lisboa.

«Portugal tomó la decisión de sólo administrar la mitad de las dosis que recibió para tener una reserva para la segunda dosis y así no correr riesgos si hubiese algún problema», explicó.

En la rueda de prensa también fueron cuestionados sobre la creación de un certificado de vacunación contra la covid-19 en la UE, como ha pedido Grecia, una idea que apoya Von der Leyen, quien señaló que será discutida de forma comunitaria.

«Es importante encontrar el equilibrio», consideró la presidenta: por ejemplo, se podría permitir también la libre circulación con un test negativo cuando aún no se haya tenido acceso a la vacuna.