Timothy Ray Brown, el primer paciente curado de VIH, ha fallecido a los 54 años a consecuencia del cáncer, según ha informado en un comunicado este miércoles la Asociación Internacional del Sida.

Este estadounidense fue conocido como el «paciente Berlín» tras convertirse en 2008 en la primera persona que conseguía eliminar por completo el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) de su cuerpo. Según ha explicado en IAS, «en los últimos seis meses, Timothy vivió con una recaída de la leucemia», que afectó sobre todo el cerebro, aunque «se mantuvo protegido del virus VIH». Su pareja ya había anunciado días antes que se encontraba en una fase terminal del cáncer.

Imagen de archivo de medicamentos.

Fue diagnosticado con VIH en 1995, cuando residía en Berlín. Un año más tarde fue descubierta una nueva terapia, una combinación de fármacos antirretrovirales que le permitió llevar una vida normal hasta que en 2006 unos análisis revelaron que padecía una leucemia mieloidea aguda, un tipo de cáncer que afecta al sistema inmunológico. 

El oncólogo alemán Gero Huetter comenzó con la terapia habitual de quimioterapia pero no funcionó y el médico alemán decidió probar una novedosa terapia. El tratamiento incluyó recibir un trasplante de células madre de un donante portador de un gen hereditario poco común, asociado con la reducción del riesgo de contraer el VIH.

Trece meses después tuvo una recaída de leucemia y fue sometido de nuevo a otro trasplante de células madre del mismo donante. Los médicos pensaron que el VIH archivado en las células del paciente comenzaría a proliferar una vez que su sistema inmunológico comenzara a recuperarse del tratamiento previo y postrasplante pero no fue así y se convirtió para la comunidad médica en «el paciente alemán».